Técnica para la brazada en estilo espalda

8 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Conoce y practica la técnica de la brazada con regularidad para desenvolverte mejor dentro del agua.

Espalda es uno de los cuatro estilos principales dentro de la natación. El mismo surgió como una variable al crol o libre con la diferencia de practicarse en posición dorsal. Por otra parte, la brazada en el estilo espalda es totalmente diferente a la de otros estilos.

En todos os casos, la misma puede considerarse un gesto técnico relevante en pos a moverse dentro de la superficie acuática. A continuación, te contamos todo al respecto para este estilo en particular.

La brazada y el estilo espalda

La salida en el estilo espalda es diferente al resto de los estilos.

La natación se compone por cuatro estilos; cada uno de ellos posee técnicas diferentes para desplazarse debidamente. Te contaremos todo sobre la brazada del estilo espalda con el fin de conocer más sobre ella y su técnica.

Dicho estilo es uno de los más antiguos en la historia pero no fue hasta los Juegos Olímpicos de París en 1900 cuando apareció la primera competencia oficial de natación en espalda.

A diferencia del estilo libre o crol, la brazada realiza un movimiento fuera del agua antes de retornar a la misma y ayudar a impulsar el cuerpo. Esta fue una de las principales variantes después de cambiar la posición de flotación del organismo –dorsal o decúbito supino-.

Técnica de la brazada

En primer lugar, la brazada del estilo espalda se distingue por dos grandes fases: la acuática y la aérea. Sin embargo, dentro de cada una de estas, sobresalen otros puntos relevantes para la técnica en general.

Fase acuática

La técnica del estilo espalda demanda práctica y constancia.

También conocida como barrido o tracción, la fase acuática recibe este nombre gracias al recorrido que hacen los brazos dentro del agua con el fin de impulsar al cuerpo. Esta se divide en cuatro subfases: entrada, agarre, tirón y empuje.

  • Entrada: durante esta etapa, uno de los brazos se encuentra por encima del hombro al ingresar al agua. ¿Una curiosidad? El dedo meñique es el primero en entrar. La palma de la mano mira hacia afuera y la muñeca realiza una breve flexión para ser la primera en ingresar. El otro brazo comienza a moverse hacia arriba.
  • Agarre: el brazo continúa sumergiéndose dentro del agua buscando una mejor posición para llevar a cabo la tracción; continúa totalmente extendido y se dirige hacia abajo y afuera. El otro brazo empieza a salir de la superficie acuática.
  • Tirón: culmina el agarre y el codo comienza a flexionarse a la vez que el brazo hace fuerza de manera lateral y hacia afuera. Por su parte, la muñeca y los dedos deben mantenerse firmes, mientras la posición del codo alcanza los 90 ° aproximadamente. El brazo contrario está afuera del agua en su totalidad.
  • Empuje: esta etapa de la brazada se da a partir de la flexión del codo, allí el brazo va hacia atrás y hacia abajo, y realiza el empuje del agua. Por otra parte, la velocidad de la extremidad logra su máximo punto, aumentando de manera progresiva durante toda la fase acuática; este gesto culmina con la palma de la mano mirando el muslo. El otro brazo comienza a sumergirse.

Fase aérea

Nadando estilo a espalda.

Esta es conocida también como recobro, ya que se da al momento de volver a tomar el impulso para la tracción dentro del agua. Denominada como fase aérea, es la contraposición de la acuática y ocurre cuando el brazo está fuera del agua y buscar volver a la misma.

A diferencia de la fase acuática, esta no se compone de subfases o etapas y ocurre en un único gesto técnico. Esta fase comienza en el momento en que la mano está mirando el muslo; a partir de allí, el movimiento es hacia arriba y es el dedo pulgar el primero en salir del agua.

En dicho momento, el hombro sale del agua, mientras que el brazo está completamente extendido y la muñeca relajada. Al estar arriba, el antebrazo realiza una rotación junto con la muñeca, haciendo que la palma de la mano mire hacia afuera e ingresando al agua de nuevo.

La técnica de la brazada hace parte de un conjunto

Nadar espalda

Aunque nos fijamos solo en la técnica de la brazada, su realización correcta depende de muchos otros factores relativos al estilo espalda. Para conseguir una buena ejecución, es necesario tener en cuenta la inclinación que sufre el tronco durante la brazada en ambas fases.

Por otra parte, es necesario realizar ejercicios con elementos metodológicos buscando la adecuada coordinación con la patada, otro gesto técnico relevante que pertenece a la natación en general.

Imagen principal: Woman photo created by freepik – www.freepik.com

  • Saavedra, J. M., Escalante, Y., & Rodríguez, F. A. (2003). La evolución de la natación. Lecturas: Educación Física y Deportes.
  • Joven, A., & Solé Fortó, J. (1997). Planificación del entrenamiento técnico en la natación competitiva. Apunts: Educación Física y Deportes.
  • Movimiento del brazo humano de los tres planos a las tres dimensiones. (2005). Revista de Ingeniería. https://doi.org/10.16924/riua.v0i22.369