¿Se puede tocar la guitarra española sabiendo tocar la eléctrica?

Paco Magar · 3 mayo, 2019
Una de las preguntas que se hacen quienes ya tocan la guitarra eléctrica es si es posible tocar, con sus conocimientos, la guitarra española. Aunque las notas y los movimientos son similares, hay técnicas diferentes en los dos casos.

Muchas personas no distinguen, al escuchar, entre los tipos de guitarra que existen. Pero si estamos comenzando a practicar, es probable que ya entendamos un poco al respecto. Generalmente se aprende a tocar la guitarra española en primer lugar y luego la eléctrica.

Ahora bien, en la realidad hay muchos practicantes que comienzan explorando el instrumento en su versión eléctrica. Aunque no sea lo ideal, ocurre con más frecuencia de lo que podamos pensar. La pregunta clave es: ¿podemos pasar de la eléctrica a la versión española?

Diferencias entre guitarra española y eléctrica

En principio, debemos entender que ambas son modalidades diferentes de este instrumento. Como sabrás, la española es de madera, con caja de resonancia y  cuerdas de nylon. En contraste, las guitarras eléctricas tienen micrófonos y cuerdas metálicas.

Las guitarras eléctricas funcionan mediante inducción electromagnética. Con este sistema, las vibraciones de las cuerdas de metal se convierten en un impulso eléctrico canalizado por un amplificador. Este proceso se utiliza para lograr diferentes tipos de sonidos y para géneros divergentes.

Las guitarras españolas se adaptan perfectamente a la música clásica, acústica y el flamenco. Se trata en origen de sonidos propios del territorio español y sus expresiones artísticas folclóricas. Por su parte, la guitarra de sonido amplificado viene a ser un instrumento aplicado en principio al blues, el jazz y el rock.

En la actualidad, el uso de las guitarras eléctricas se ha extendido a casi todos los géneros (pop, géneros latinos, funk, metal…). Esto se debe a su practicidad en cuanto a la amplificación del sonido. No obstante, la buena noticia es que ambos instrumentos parten de las mismas bases.

Chico tocando la guitarra española.

Una misma base

Más allá de las diferencias, el sistema para hacer música es el mismo; las notas, escalas, arpegios y las posiciones en los dedos no varían. Ciertamente, con las guitarras eléctricas es posible colocar afinaciones distintas a la tradicional; a modo de ejemplo sirva la afinación en Re, Do sostenido o Fa.

Quizás el mástil de la española sea un poco más grueso, pero los trastes tienen la misma función y se pulsan casi igual. En el caso de las guitarras amplificadas eléctricamente se juega mucho con la intensidad de la pisada de las cuerdas; pero salvo estos efectos, lo demás varía poco.

De igual forma, hay ejercicios para la elasticidad de los dedos y la rapidez que funcionan igual para ambos instrumentos. El ejercicio inicial siempre será el de pisar cada traste, del 1 al 4, en cada una de las cuerdas con los dedos correspondientes.

Se comienza en el traste uno con el dedo índice y se continúa hasta finalizar con el meñique. Lo que sí cambia bastante es la técnica, según el tipo de guitarra.

Tocar la guitarra española: diferenciando las técnicas

En la práctica, tanto las guitarras eléctricas como las españolas tienen sus técnicas propias. Esto se debe a que la textura, materiales y amplificación del sonido no son iguales; por ejemplo, difícilmente veremos a un músico de metal utilizando sus diferentes dedos en la mano de rasgueo. En la eléctrica, se usa mayormente la púa o uña.

En cambio, el sonido y el tipo de cuerdas de las españolas se prestan para utilizar varias cuerdas de forma secuencial. Nos referimos aquí a la mano con que se toca y no con la que se sujeta en los trastes. Esta es parte del atractivo de tocar la guitarra española.

En el caso del flamenco, tenemos técnicas como el picado, ligado, alzapúa, la cejilla, etc. Incluso podemos utilizar la caja de resonancia como un recurso para generar sonidos de percusión; esto se hace mediante la técnica del golpe, muy popular en este género musical. El mismo se realiza con el dedo medio e índice a la vez.

Señor en la calle tocando la guitarra española.

Cambiando la electricidad por el sonido acústico

Lo importante en esta adaptación de la española a la eléctrica, o al revés, es entender la naturaleza de los materiales y el sonido de ambos instrumentos. Jalar las cuerdas o ‘mutearlas’ no es tan útil cuando no tenemos micrófonos y un amplificador.

En el caso de tocar la guitarra española, tendremos que reaprender a utilizar todos los dedos, al más puro estilo musical de España. Con esta base se tendrá una gran proyección en el futuro.

Hay que recordar que la técnica de ‘mutear’ consiste en tapar las cuerdas, apoyando para ello la palma de la mano que no sujeta los trastes. Con este apoyo sobre las cuerdas de la guitarra se consigue un sonido particular.

En la práctica, cuantas más técnicas aprendamos, mejor manejaremos nuestro instrumento de cuerdas preferido. Tocar la guitarra española será un reto que enriquece a cualquier músico de cuerdas.