Las tres estrategias de aprendizaje y estudio en la guitarra

29 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
Existen ciertas técnicas que pueden conducirnos a grandes resultados si nos comprometemos y le ponemos empeño. Si deseas aprender a tocar la guitarra, debes tener en cuenta estas tres metodologías de aprendizaje.

Si bien es cierto que no todas las metodologías funcionan de igual manera en todas las personas, sí es verdad que hay ciertas técnicas que, con el tiempo, se han comprobado como más efectivas que otras. A continuación, nos centraremos en tres estrategias de aprendizaje y estudio en la guitarra.

Definitivamente, hay casi tantas maneras de hacer las cosas como personas en el mundo. Cuando se trata de un proceso creativo como el de aprender a tocar un instrumento, se potencia la idea de que cada individuo tendrá sus maneras.

Sin embargo, con el paso del tiempo se han aceptado algunas metodologías como las más adecuadas para enseñar a tocar la guitarra. Cabe destacar que, en un comienzo, se deben memorizar notas y aprender movimientos de las manos tan complejos como mecánicos.

En definitiva, se trata de una constante combinación de teoría y práctica. Además de saber qué hacer y cuándo, también se han de comprender las razones que llevan a esa elección. Eso ha llevado a la construcción de procesos y estrategias determinadas para alcanzar los objetivos pedagógicos de los alumnos de guitarra.

3 grandes estrategias de aprendizaje y estudio de guitarra

1. Estudio sin instrumento

Es extraño sugerir estrategias para aprender guitarra comenzando por una que implica dejar el instrumento de lado. Sin embargo, es algo que te servirá de mucho. En primer lugar, lo más recomendable es leer. Elige el tema que quieras: afinación, técnicas (no solo en qué consisten, también fíjate en qué géneros se usan), estilos, consejos, etc.

Hay muchos libros de especialistas que pueden ayudarte. Una gran cantidad de ellos son sumamente didácticos, por lo que puedes aprovecharlos para ir progresando en cuanto a conocimientos.

Es importante que te vayas familiarizando también con las partituras. Con este conocimiento, podrás reconocer una melodía incluso antes de intentar tocarla, entre muchas otras capacidades. También sería bueno aprender a transcribir, un ejercicio que te hará agudizar el oído.

2. La técnica del metrónomo

Como hemos comentado en artículos anteriores, el metrónomo puede ser un instrumento verdaderamente útil para aprender a tocar la guitarra. Cuando debes aprender a concatenar acordes, y sobre todo si estos demandan cierta velocidad al tocar, puedes hacer uso de esta estrategia de aprendizaje.

Consiste en colocar el metrónomo a un ritmo bajo e intentar ejecutar el pasaje con el que tenemos problemas. Cuando nos salga perfecto, intentaremos repetirlo tres veces. En el momento en que los tres intentos suenen igual (y bien, claro), tendremos que acelerar el metrónomo unos puntos (por ejemplo, de 40 a 50).

Este proceso debe seguirse hasta alcanzar el tempo real de la canción. De hecho, cuando te sientas confiado, puedes incluso acelerarlo más de lo que corresponda. Así, cuando vuelvas al tempo original, incluso te parecerá mucho más fácil que al principio.

3. Aprovecha la tecnología: grábate y escúchate

Muchos deportistas, en conjunto con sus entrenadores, optan por tener un registro de sus entrenamientos para observar más claramente en qué están fallando. ¿Qué te hace pensar que este recurso no es valido como estrategia de aprendizaje y estudio de la guitarra?

Se trata de una actividad que demanda un buen ojo para observar detalles. Sin embargo, verdaderamente puede marcar la diferencia, tanto para corregir la postura del cuerpo o las manos cuando recién estamos comenzando como para escuchar lo que tocamos y hacer los arreglos pertinentes si somos avanzados.

Otros consejos para aprender a tocar

Además de las efectivas metodologías descritas antes, considera también las siguientes sugerencias:

  • Busca un lugar tranquilo para practicar, estudiar y aprender.
  • Inténtalo solo cuando tengas ganas; de lo contrario, solo lograrás frustrarte y enojarte contigo mismo, algo que debes evitar a toda costa.
La improvisación en la guitarra flamenca es una excelente herramienta para mejorar día a día.

  • Pide ayuda, solicita opiniones de otros y, fundamentalmente, sigue los consejos de los que saben.
  • Conoce tu cuerpo; toma nota de tus fortalezas y debilidades, para saber bien qué detalles pulir al practicar.
  • Establece objetivos medibles: De este modo, podrás evaluar tu progreso y te verás motivado al ir avanzando.

Por supuesto, todo este proceso requiere, en la medida de lo posible, de la tutela de un maestro, quien al fin y al cabo será el que nos transmitirá todo su conocimiento. Volviendo a las ventajas de la tecnología, hoy puedes apuntarte al curso en línea de Amós Lora y sacar partido de su talento innato y de sus ganas incansables de aprender y enseñar. ¡Conviértete en un guitarrista excelso en poco tiempo!