Kayak durante el embarazo, ¿es posible?

25 noviembre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Si eres amante del kayak, ni siquiera el embarazo puede detenerte. Pero, no lo tomes a la ligera; consulta con profesionales antes de realizar cualquier tipo de práctica deportiva. ¡Es por tu salud!

Una de las principales recomendaciones al comenzar el proceso de gestación gira en torno a la realización de actividad y ejercicio físico. El objetivo es que no te conviertas en una persona sedentaria; sin embargo, se hace necesario tener en cuenta muchos aspectos. ¿Qué pasa con el kayak durante el embarazo?

Esta pregunta surge debido a dos cosas: eres una persona amante del kayak y estás embarazada. Por lo anterior, la reacción a primer golpe de vista es que deberías dejar de practicar un deporte tan complejo y peligroso, ¿por qué?

Con base en lo anterior, te invitamos a que nos acompañes a resolver esta gran inquietud: ¿es posible practicar kayak durante el embarazo?  Y todas las que surgen sobre el tema.

Kayak durante el embarazo

5 razones para realizar piragüismo

El kayak es un deporte practicado con mucha regularidad. El mismo ofrece beneficios para tu organismo desde lo físico hasta lo psicológico; además, te permite conocer lugares nuevos rodeados de naturaleza.

Sin duda alguna, es una excelente opción para cualquier tipo de persona, incluso si te encuentras embarazada.

Para nadie es un secreto que el estado de gestación es una condición especial debido a los diversos cambios a nivel físico, fisiológico y por supuesto, psicológico que se producen; sin dejar de lado que hay una nueva vida en desarrollo.

Dichos aspectos hacen que tu condición sea de cuidado y no debe pasarse absolutamente nada por alto. No obstante, estos no son argumentos para incapacitarte a la hora de realizar actividad o ejercicio físico.

¿Qué debes tener en cuenta para practicarlo?

El kayak durante el embarazo no debe eliminarse del todo, pero tampoco debe practicarse de manera común; al menos no como estás acostumbrada a realizarlo. Si deseas practicarlo, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones.

Consentimiento médico

Lo primero que debes hacer antes de practicar kayak durante el embarazo es acudir al médico especialista y consultar con él todo lo que podría conllevar esta práctica para tu proceso de gestación.

En pocas palabras, realizar o no este deporte dependerá única y exclusivamente de la opinión de tu médico; es él quien tiene la última palabra sobre el tema.

Sin embargo, en caso de tener más dudas que certezas puedes acudir a otro médico de la misma rama, con el fin de contar con una segunda opinión. Es normal que desees tener una visión más amplia acerca de cómo se encuentra tu embarazo y qué riesgos tiene practicar este deporte.

La modalidad adecuada

Si tienes luz verde por parte de tu médico, el siguiente paso a tener en cuenta es la modalidad que debes escoger para no arriesgar tu embarazo. Esta debe centrarse en la tranquilidad y la relajación, además de evitar en todo lo posible el uso de fuerza excesiva.

En ese orden de ideas, las aguas tranquilas son la mejor opción como modalidad para realizar kayak durante el embarazo. Recuerda evitar los recorridos en aguas bravas o en los cuales la corriente sea irregular, ya que podrían ser peligrosos para ti y el bebé.

Acompañamiento y elementos de seguridad

Hacer piragüismo

Muchas personas disfrutan de su recorrido en kayak completamente solas, esto no es muy recomendable incluso si no te encuentras embarazada. En cualquier momento, puede ocurrir una situación de emergencia y en compañía la solución puede ser más fácil.

Durante el embarazo, el acompañamiento es mucho más importante. No solo por un inconveniente inesperado, sino porque puedes necesitar ayuda para remar y mover la embarcación.

Sumado a lo anterior, no olvides todos los elementos de seguridad reglamentarios –casco, chaleco salvavidas, silbato, botiquín, entre otros-, y suministros para consumir a lo largo del recorrido.

Evita el sobreesfuerzo

Uno de los argumentos para no realizar kayak en aguas bravas es porque puedes salirte del bote o voltearte, situaciones peligrosas para tu embarazo. Pero eso no es todo, en este tipo de modalidad debes esforzarte más de lo normal y ese es otro aspecto que debe descartarse.

Evita realizar movimientos bruscos o fuerza excesiva, esto puede alterar la presión en el feto por el movimiento de los músculos abdominales y provocar una emergencia.

Kayak durante el embarazo, pero con cuidado

En conclusión, puedes realizar kayak durante el embarazo siempre y cuando tu médico te dé el aval, y utilices todos los elementos necesarios para tu seguridad y la del bebé. Además, nunca vayas sola a hacer el recorrido.

  • Colon Muñoz, A. (2000). Cambios fisiológicos durante el embarazo. In Revista Medica de Aguascalientes. https://doi.org/10.11565/arsmed.v0i23.941
  • Borreguero, M. (2012). La actividad física durante el embarazo y su influencia en el proceso de parto y en la recuperación posparto. Reduca. Enfermería, Fisioterapia y Podología.