El poder de la persistencia para alcanzar objetivos

Valeria Sabater · 2 mayo, 2019
La persistencia es el aliento del éxito. Gracias a esta área del desarrollo personal logramos alcanzar nuestros objetivos.

La persistencia es energía en busca de objetivos. Martin Seligman, pionero de la psicología positiva, nos señala algo interesante. Estamos ante esa capacidad que permite al ser humano poder sortear obstáculos. Lo hacemos aprendiendo de las dificultades, venciendo al desaliento para coronar día a día las más elevadas cumbres.

Solo quienes son persistentes logran conquistar sus sueños. Solo quienes confían en sus capacidades y se inspiran a diario con los objetivos que anhelan logran avanzar con éxito y firmeza. ¿Por qué no desarrollar también nosotros esta habilidad sensacional? Lo creamos o no, todos deberíamos aplicar a diario este enfoque, este ejercicio de superación y empeño personal.

A menudo, pensamos aquello de que para alcanzar nuestros objetivos basta con tener talento. Nos decimos a nosotros mismos que no hay nada mejor que formarnos, tener muchos títulos, diplomas y maestrías. Sin embargo, si damos esto por sentado, lo más probable es que tardemos mucho en lograr ascensos, en progresar profesional y personalmente.

Necesitamos otras valías. Esas que solo se pueden aprender mediante cursos de desarrollo personal como el que nos propone Ismael Cala. Gracias a él, nos capacitaremos en esas otras habilidades tan importantes como son, por ejemplo, la creatividad, la comunicación, la Inteligencia Emocional, la asertividad, la comunicación y, por supuesto, la persistencia.

Un poco más de persistencia, un poco más de esfuerzo, y lo que parecía un fracaso sin esperanza puede convertirse en un glorioso éxito

–Elbert Hubbard–
hombre trabajando en su persistencia

La persistencia es el aliento de los sueños, ¿estás preparado?

Talento y conocimiento no sirven de nada si no aunamos persistencia. Esta habilidad no nos viene de fábrica. Requiere ese ejercicio cotidiano con el que dominar emociones y entrenar nuestra atención y resistencia para ser constantes. Lo creamos o no, todos tenemos en nuestro interior esas semillas esperando germinar; todos podemos aprender a ser persistentes.

Por ello, buscar asesoramiento o permitirnos iniciar cursos especializados es un modo sensacional de convertirnos en auténticos expertos. Veamos ahora una serie de estrategias básicas con las que empezar a entrenar nuestra persistencia.

Define los motivos que te empujan a alcanzar un sueño

Todos tenemos más de un sueño en mente. Sin embargo, ¿por qué anhelamos en concreto esos objetivos? Para entenderlo mejor pondremos unos ejemplos:

  • Mi meta es aprobar una posición. Lo es porque tendré un trabajo fijo o un sueldo aceptable. Y además, conseguiré estabilidad en mi vida.
  • Mi meta es hacer un viaje alrededor del mundo. Lo es porque siempre he deseado una aventura de ese tipo, conocer otras culturas, lugares…
  • Uno de mis objetivos es aprender chino. Siempre me ha gustado este idioma y su cultura. Además, sé que puede abrirme nuevas puertas laborales.

Tener claros los motivos que nos empujan a alcanzar un sueño nos permitirá ser más persistentes.

Chica trabajando y aunando persistencia

Resistir la frustración, controlar las emociones y pensamientos negativos

Las emociones negativas, la frustración y los pensamientos limitantes son claros enemigos de la persistencia. Si somos capaces de controlar estas dimensiones potenciaremos aún más esa resistencia para alcanzar metas.

En el día a día, son muchas las veces en que nos sentiremos frustrados. Que pase esto en algún momento es normal. No obstante, cuando surja el demonio de la negatividad y el “yo no voy a poder con esto”, debemos recordar por qué luchamos, cuál es nuestra meta y nuestros motivos.

Por otro lado, otro aspecto esencial que debemos controlar es el impacto de las críticas ajenas. Así, en nuestro entorno, es común que surja algún que otro comentario poco acertado. Una frase que nos quita el ánimo, una palabra fuera de lugar o una aseveración que nos sienta mal. Todos estos hechos también son comunes, pero como tal debemos controlar su impacto.

No importa lo que otros digan o hagan. Cuando los objetivos están claros, la confianza en uno mismo debe ser mayor.

Planifica en 3D

Si no planificamos cada paso para alcanzar esa meta, fracasaremos. Pocas cosas son tan importantes como esa preparación y un adecuado plan de acción con el cual hacer más fácil el camino. Para lograrlo debemos llevarlo a cabo en “3D”, es decir, mediante tres dimensiones básicas:

  • Define tu objetivo dejando claro cuándo lo quieres conseguir.
  • Divídelo: Crea un plan de actuación con el que cada día puedas lograr una meta.
  • Desarrolla ese plan a diario. La persistencia se ejercita a diario teniendo claro qué debemos lograr en cada momento.
arbol simbolizando la persistencia

Para concluir, como dijo dijo Lao Tzu, la perseverancia es la base de todas las acciones. Apliquemos a diario este enfoque, hagamos uso de esta valía personal para conquistar sueños. Y recordemos, un modo de hacerlo más fácil es aprener de los mejores. Figuras expertas en el campo del desarrollo personal como Ismael Cala pueden ayudarnos.