Consejos para aprender a tocar canciones con la guitarra

29 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
Existen ciertas estrategias que podemos aplicar para lograr tocar esa canción que tanto nos gusta con la guitarra. Por supuesto, se requieren ciertos conocimientos previos también.

La gran motivación de la mayoría de las personas que comienzan a tocar un instrumento es ejecutar sus canciones favoritas casi como lo haría una estrella de la música. Sin embargo, este proceso de aprendizaje no es tan sencillo. A continuación, te presentaremos algunos consejos para tocar canciones con la guitarra e imitar así a tus ídolos.

Una vez que logras dominar los aspectos básicos de un instrumento, te envalentonas y asumes el desafío de tocar canciones enteras, de esas que tanto te gustan y que todo el mundo conoce. Lamentablemente, esto no siempre es tarea fácil. Tiene lógica: por algo los artistas son reconocidos por sus dotes musicales.

No obstante, como todo en la vida, se puede aprender. Lo fundamental es contar con una buena base teórica, tener una técnica pulida y, desde luego, contar con mucho empeño y paciencia para lograr avances progresivos. Si deseas tocar canciones con la guitarra, no te pierdas las siguientes recomendaciones.

4 consejos para lograr tocar canciones con la guitarra

1. Avanza progresivamente, pero no dejes de practicar

Más que con la metodología, este primer punto tiene que ver con una cuestión motivacional. Desde luego, es imposible pensar que podremos tocar una canción nada más escogerla y de buenas a primeras. El proceso suele más largo y sacrificado.

Primero, debes identificar aspectos como el tempo y los compases de la canción; si cuentas con la partitura, los tienes ahí, pero no es así en las tablaturas que muchos usan hoy en día.

En este sentido, conocer la pieza en cuestión será de mucha ayuda. Una gran idea para ir captándola es reproducirla una y otra vez e ir tocando encima. Además, tocarla por tu cuenta en una velocidad más lenta te servirá para luego hacerlo en el tempo que corresponda.

Por otro lado, también tendrás que identificar las notas de cada estrofa e ir hilvanando los acordes que componen la melodía del tema en cuestión. Como dijimos, la teoría te ayudará mucho con esto; sin embargo, las horas de práctica que vayas acumulando marcarán, sin duda alguna, la diferencia real.

2. Dividir la canción en fragmentos

Un error bastante frecuente es el de querer tocar estribillos o intros completos, de principio a fin y sin parar. Para los principiantes, esto puede ser un objetivo desmedido y, como consecuencia, frustrante.

Es mejor dividir la parte que estemos practicando en secciones. Así, primero tocaremos los primeros compases hasta que salgan bien. Recuerda que es muy útil hacerlo nota por nota, bien despacio y procurando que el sonido sea perfecto. Cuando lo tengas, toca todo seguido hasta poder ir aumentando la velocidad sin perder calidad.

Con este método, llegará un momento en el que podrás unir varias partes de la canción y tocarlas juntas. En este punto, es de gran utilidad recurrir al metrónomo para, poco a poco, alcanzar el tempo de la canción original sin que la interpretación se vea afectada.

3. Escoge canciones sencillas al principio

Así como para aprender a tocar un instrumento apelamos a ejercicios progresivos que van de lo más fácil a lo más complejo, es posible aplicar este mismo plan para tocar canciones con la guitarra.

Entonces, por ejemplo, en lugar de querer comenzar por el mejor solo de nuestra banda de rock favorita, es recomendable recurrir a temas algo más lentos. De este modo, ganaremos en práctica y, por sobre todas las cosas, en motivación y entusiasmo.

Aquí te dejamos algunos temas conocidos por todos que suelen ser las primeras opciones al aprender guitarra:

  • The Scientist, de Coldplay.
  • Perfect, de Ed Sheeran.
  • Flaca, de Andrés Calamaro.
  • Té para tres, de Soda Stereo.

4. Intenta tocar con otros

¿Tienes un amigo que toca la guitarra u otro instrumento? Aprovechen para reunirse e intentar tocar canciones con la guitarra juntos. Será un excelente ejercicio para ambos, ya que podrán seguirse mutuamente y corregir los errores que cada cual pueda presentar.

Más allá de que primero tendrás que hacerte una noción de la pieza musical por tu cuenta, verás que la práctica en conjunto tiene mucho que ofrecer. Además, la motivación se potencia cuando uno se divierte con amigos. ¡No te pierdas la oportunidad de mejorar junto a ellos!

En definitiva, de seguro con el tiempo te irás dando cuenta qué estrategia te funciona y cuál no. Lo más importante es conocerse uno mismo, así como saber identificar falencias y virtudes. ¡Grabarte puede ser de gran ayuda para corregirte y, por qué no, compartirlo con tu familia y amigos!