¿El talento y trabajo van unidos?

27 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
Analizaremos un tema que suele traer mucha polémica en el ámbito deportivo: la relación entre las condiciones innatas y la preparación de un deportista de competición. ¿Qué nos puede aportar Mireia al respecto?

En este capítulo, recurriremos a la experiencia de Mireia Belmonte para analizar cuánto hay de natural y cuánto de aprendido en el éxito de un nadador. ¿Las condiciones para este deporte son innatas o se aprenden con el paso de los años? Profundicemos en el tema de la mano de una campeona.

“Lo primero es tener un objetivo claro, ya sea a corto plazo o bien algo que tú sueñes, que en ese momento no eres capaz de hacer pero que con trabajo, seguramente lo vas a conseguir”. Esta frase prácticamente nos adelanta perfectamente la visión de la protagonista sobre este tema.

¿Qué opina Mireia sobre el talento y trabajo?

Al hablar de su medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2016, su mayor logro deportivo hasta el momento, Mireia enfatiza en el sacrificio que le llevó alcanzar ese lugar. Está claro, nadie nace con las cualidades suficientes para ser campeón olímpico, sino que las desarrolla a lo largo de su vida.

No caben dudas de que esta deportista badalonesa vive exclusivamente para la natación. Como lo ha comentado ella misma, se pasa el día pensando en este deporte. “Incluso hay noches en las que sueño con piscinas”, ha llegado a confesar entre risas.

Esto habla a las claras de que el esfuerzo y la constancia, además de una mentalidad fuerte, la han depositado en el pedestal que ocupa merecidamente. Lo de la fortaleza mental es para destacar: ha debido convivir con una alergia al cloro, escoliosis y con el asma que le detectaron en la adolescencia durante toda su carrera profesional.

El entrenamiento de natación puede mejorarse con el uso de aletas.

¿Cómo manejar la victoria y la derrota?

En el transcurso de estas lecciones, Mireia ha remarcado la valía de “saber ganar y saber perder”. Lo primero es importante porque aporta mucha autoconfianza y transmite también seguridad por el trabajo realizado. Ves, entonces, que con esfuerzo y paciencia los resultados se consiguen, aunque tarden en llegar.

Lo malo de la victoria, analiza la campeona española, es que muchas veces no te deja ver los errores que has cometido. Es importante encontrar el equilibrio y saber evaluar cada situación independientemente del resultado.

Por otra parte, mantenerse firme ante los fracasos es muy relevante, ya que es en este momento cuando el deportista crece verdaderamente. Cuando perdemos, nos vemos ante la necesidad de fijarnos en qué fallamos, tomar nota de ello y trabajar para corregirlo.En este sentido, obtenemos un secreto muy importante de Mireia: apuntar todo. La mente tiende a olvidar las cosas malas y las equivocaciones, por lo que podemos dejar pasar ciertos errores con facilidad si no los registramos.

Las condiciones innatas en el deporte

El entrenador de Mireia Belmonte, Fred Vergnoux, es una voz más que calificada para opinar sobre este tema. Para él, la nadadora español marca la diferencia “por su nivel de implicación”. No obstante, reconoce también que el talento de Mireia, sumado al cambio en su mentalidad competitiva, la llevaron a la gloria.

¿Qué es eso del ‘talento innato’ de los deportistas? Este tema ha sido siempre tan controversial que incluso expertos de diversas universidades del mundo lo han estudiado. Varios concluyeron que las condiciones innatas se ven favorecidas por otros aspectos como el entorno y el desarrollo progresivo que el deportista logre en cada etapa de su vida.

Nadador saltando a la piscina.

Pero lo natural también juega un papel preponderante. Existen ciertas características físicas, relacionadas principalmente a la herencia genética de cada individuo, que pueden condicionar para bien o para mal su desarrollo en una práctica deportiva.

Esto incluye rasgos como la capacidad cardiorespiratoria, la composición de la fibra muscular, la adaptabilidad de los factores biomecánicos, entre otros.

De hecho, incluso el género es una arista limitante, o al menos condicionante, para la práctica de ciertos deportes. Afortunadamente, los avances en la preparación, la nutrición y el descanso de las personas han hecho que estas diferencias se extingan en gran medida; hoy en día, los deportes de fuerza no son solo de hombres, así como los que requieren flexibilidad no son exclusivos de las mujeres.

¿Tú que opinas? ¿Alcanza con los dotes naturales para llegar al éxito en un deporte como la natación o se requiere de mucho más para lograr la mejor versión de uno mismo? Para muchos, como Mireia, la combinación de estos dos requerimientos es la clave del progreso en el camino para llegar a ser único.