La vihuela, un antepasado de la guitarra

30 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el profesor de guitarra Miguel Martínez
De entre todos los instrumentos considerados antepasados de la guitarra, la vihuela probablemente sea el más parecido y el que sentó las bases del instrumento actual. Descubre en este artículo este gran instrumento.

La guitarra ha experimentado una larga evolución. De hecho, la familia de los instrumentos de cuerda pulsada, a la que pertenece, es una de las más antiguas que existen. Cuenta la leyenda que el primero de estos instrumentos se construyó hace miles de años tensando unas cuerdas de tripa sobre el caparazón de una tortuga, pero esa es otra historia. Hoy hablamos de la vihuela, un antepasado reciente de la guitarra.

Diferencias entre la vihuela y la guitarra

Vihuelas antiguas

A simple vista, una vihuela podría parecer una guitarra pequeña. Pero, si nos fijamos, veremos que las diferencias van mucho más allá del tamaño. Por regla general, las vihuelas tenían seis o siete pares de cuerdas (órdenes), a diferencia de la guitarra, que tiene cuerdas simples.

Además de ello, las vihuelas no disponían de clavijero mecánico, puesto que es un invento posterior. Y otra diferencia notable es que la boca de la vihuela no era hueca como la de la guitarra, sino que estaba ornamentada.

Pero las diferencias no eran solo físicas. Al igual que otros instrumentos similares de la época, la vihuela tenía una forma de tocarse diferente a la guitarra.

La técnica utilizada por los vihuelistas, los laudistas y otros instrumentistas de cuerda pulsada se denomina figueta. Es una técnica en la que no se utilizan las uñas y consiste en alternar el dedo pulgar generalmente con el índice y el medio.

Bien utilizada, es una técnica que proporciona una velocidad considerable, junto con una sonoridad muy particular. Como curiosidad, os diremos que algunos guitarristas eléctricos la utilizan, quizá el caso más famoso sea el de Mark Knopfler.

Afinación de la vihuela

La afinación es muy similar a la de la guitarra, puesto que también se afina por cuartas justas. Sin embargo, a diferencia de la guitarra, en la que la tercera y la segunda cuerdas están a distancia de tercera mayor, en la vihuela este intervalo se sitúa entre la cuarta y la tercera cuerdas.

De este modo, la afinación de la vihuela es (desde la cuerda más grave a la más aguda) Mi, La, Re, Fa#, Si, mi. En su época de máximo esplendor podíamos encontrar vihuelas de varios tamaños afinadas en distintas tonalidades.

Un instrumento para la nobleza

Vihuela realizada por el violero Carlos Ardura

La vihuela adquirió una gran fama entre la nobleza y la monarquía de los siglos XVI y XVII en España. Se convirtió en el instrumento de moda en el país, mientras que en el resto de Europa seguía reinando el laúd. Toda persona culta que se preciara debía aprender a tocar la vihuela.

Los mejores compositores de la época escribían para este instrumento y se conservan cientos de piezas de compositores españoles e italianos mayoritariamente. Hablamos de autores como Luis de Milán, Enríquez de Valderrábano, Alonso Mudarra, Luis de Narváez o Diego Pisador.

En aquella época la vihuela convivió con otros instrumentos, incluida la guitarra. Se trataba de una guitarra más pequeña que la que conocemos hoy día y que tenía solo cuatro cuerdas. La guitarra estaba vinculada a las clases bajas de la sociedad y se tocaba fundamentalmente rasgueándola.

La vihuela en el presente

Hombre tocando la vihuela

Durante el siglo XX se produjo un redescubrimiento o renacer de la llamada ‘música antigua. Hablamos, fundamentalmente, de la música de la Edad Media, el Renacimiento y el Barroco. Aunque mucha de la música de estas épocas ya se conocía, se empezaron a aplicar los llamados ‘criterios históricos’.

Importantes musicólogos como Emilio Pujol, Gerardo Arriaga o John Griffiths han dedicado gran parte de su trabajo a recuperar, editar e incluso grabar, las obras de los grandes vihuelistas.

De igual manera, constructores de instrumentos (violeros), como Carlos Ardura o Francisco Hervás, han analizado los pocos instrumentos de esta época que aún se conservan, así como numerosos ejemplos en fuentes iconográficas. De esta manera, han intentado recrear hoy día estos instrumentos de la manera más fiel posible.

Aunque aún quede mucho camino por recorrer, a día de hoy se ha avanzado mucho en la interpretación de este tipo de música y podemos disfrutar de las grabaciones de grandes músicos que han dedicado su carrera a tocar instrumentos como la vihuela. Este es el caso de intérpretes como Juan Carlos de Mulder, José Miguel Moreno, Hopkinson Smithh o John Griffiths.

  • González, C. (2007). Estudios sobre la vihuela. Madrid. Sociedad de la vihuela.
  • Radole, G. (1997). Liuto, chitarra e vihuela: storia e letteratura. Italia. Suvini Zerboni.
  • Griffiths, J. https://www.lavihuela.com/
  • Sociedad Española de Musicología. http://www.sedem.es/es/portada.asp
  • Sociedad Española de la vihuela. http://sociedaddelavihuela.com/
  • Partituras para vihuela. https://imslp.org/wiki/Category:For_vihuela
  • Centro de la vihuela de mano y de la guitarra española José Luis Romanillos. http://romanillos.org/