Superación personal, la fuerza de la resiliencia

Valeria Sabater · 29 enero, 2019
Para desarrollar una adecuada superación personal debemos despertar nuestra fuerza resiliente y esa personalidad capaz de promover cambios, confiando siempre en nuestras posibilidades de éxito

¿Qué es la superación personal? ¿Podríamos definirla quizá como una actitud hacia la vida? En realidad, pocas dimensiones del desarrollo humano resultan tan interesantes como necesarias. Así, más que una actitud podríamos explicarla como un impulso, como esa motivación constante hacia el cambio donde la resiliencia actúa siempre como nuestro faro particular.

Friedrich Nietzsche solía decir que para renacer a menudo hay partir desde las propias cenizas. Las personas, lo queramos o no, estamos obligadas a reconstruirnos una y mil veces. Va en nuestra esencia como seres humanos el poder afrontar las adversidades para aprender de ellas, y avanzar con mayor aplomo y sabiduría.

La superación personal es por tanto esa fuerza creativa y de subsistencia que nos anima a sacar fuerzas, a reinventarnos las veces que sea necesario para hallar el equilibrio y el bienestar. Ahora bien, a pesar de que este impulso sea algo esencial a menudo, no sabemos cómo activarlo.

Factores como nuestra educación, creencias o incluso determinadas experiencias vividas, hacen que a veces no sepamos muy bien como usar a nuestro favor ese gran poder que hay en nuestro interior. Por ello, son de utilidad los libros, los cursos de desarrollo personal y esas personas especializadas en la materia como Ismael Cala, que actúan como auténticos facilitadores del cambio.

«Una gran vida comienza en el interior»

-Malka Maxwell-

arbol simbolizando la superación personal

Superación personal y la semilla de la resiliencia que debes hacer germinar

La superación personal es un área del desarrollo humano que debería aprenderse en las escuelas. Sin embargo, no descubrimos su trascendencia hasta que en un momento dado, aparece en nuestro camino la adversidad, la frustración, el error, el vacío existencial o la decepción.

Son instantes donde es necesario tirar de nosotros mismos, empujar a la fuerza para dar paso al cambio. Es en esos momentos donde es vital sacar a la luz nuestra mejor versión, para hacer frente a ese instante problemático. Al fin y al cabo, hacerlo del mejor modo determinará nuestro futuro, y de ahí la relevancia de aprender cuanto antes esas estrategias básicas que integran el desarrollo personal.

Veamos por tanto alguno de esos pilares que sustentan esta dimensión.

1. Toma conciencia de tus zonas erróneas

 Tus zonas erróneas, de Wayne Dyer es uno de los libros más representativos sobre la superación personal y el desarrollo humano. En él se nos enseña algo muy básico. Cada uno de nosotros albergamos ciertos enfoques, esquemas mentales, creencias y hábitos que frenan por completo nuestra capacidad para avanzar, para promover el cambio y el bienestar.

Ser conscientes de las propias inseguridades, mecanismos de defensa, prejuicios y miedos nos ayudará a mejorar, a dar el paso hacia nuestra mejor versión.

2. Clarifica quién deseas ser y dónde deseas estar

Viktor Frankl, célebre neurólogo y psiquiatra superviviente del holocausto nazi, nos explicó en sus trabajos que las personas necesitamos un propósito para vivir. Es necesario tener claro qué es lo que queremos, a qué aspiramos y qué deseamos para nosotros mismos.

Por tanto, una clave de la superación personal es clarificar en todo momento qué es lo mejor para uno mismo. Si tenemos claro que aquello que nos envuelve en este mismo momento no es adecuado ni saludable, hay que hallar fuerzas generar alternativas y nuevos caminos que transitar.

mujer pensando en desarrollar su superación personal

3. Una personalidad resistente

La personalidad resistente se relaciona con la resiliencia. Define ese perfil humano que Peter Clough, profesor de Psicología Aplicada en la Universidad Metropolitana de Manchester, explicó ya en los años 80 cuando se preguntó cómo eran esas personas que mejor hacían frente a la adversidad.

Estas serían sus características:

  • Creen en sí mismas y en sus posibilidades de éxito.
  • Tienen una alta capacidad de autocontrol.
  • Aplican una visión realista pero siempre positiva hacia el futuro.
  • Afrontan retos sin miedo.
  • Están comprometidas con su bienestar y con el de quienes les rodean.
  • Aprenden de cada experiencia vivida.

Para concluir, tal y como podemos ver las áreas que integran el desarrollo personal son amplias y requieren de un adecuado trabajo psicológico. No es algo que se consiga en un día, requiere por tanto de un plan muy especifico,  de un enfoque cotidiano que ir trabajando poco a poco aplicando nuevas y mejores herramientas.

Un modo de integrar de manera cada una de esas estrategias es mediante cursos especializados. De ese modo, podrán guiarnos de manera directa, ilustrativa y reveladora en cada uno de estos conceptos. Con Ismael Cala podremos lograrlo y descubrir a su vez, el gran potencial que hay en cada uno de nosotros.