Natación: cuatro estilos un solo objetivo

4 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
La natación es uno de los deportes más completos. De hecho, cada estilo es muestra de su alta complejidad.

En términos generales, la natación no es más que la acción de desplazarse en el agua por medio de movimientos armónicos y rítmicos proporcionados por diferentes segmentos corporales; sin embargo, para los más románticos la natación lo es todo.

Posiblemente, estas personas tengan la razón ya que la natación es considerada como una de las disciplinas deportivas más completas del mundo.

Esto se debe a las capacidades físicas, cognitivas y afectivas que requiere para su adecuada ejecución; entre las más importantes sobresalen la coordinación, la ubicación temporoespacial, el ritmo, la resistencia y la fuerza.

Sin embargo, la natación no es solo un deporte. La misma consta de diferentes áreas como lo son la terapéutica, la educativa, la matronatación, la recreación, entre otras.

Los cuatro estilos de la natación

Independiente del área a la cual esté dirigida, la natación se comprende por cuatro estilos que suelen evidenciarse con mayor frecuencia en competencias de diversas categorías.

Algunos cuentan con mayor complejidad que otros o son empleados en prácticas terapéuticas de poblaciones específicas.

Estilo libre o crol

Crol

Recibe el nombre de crol gracias a la palabra crawl en inglés que significa reptar o arrastrarse. Este estilo surgió en Australia en el año de 1870 y se caracteriza porque el nadador asume la posición decúbito prono o ventral y emplea sus manos y piernas para desplazarse en el agua.

A estos movimientos se les denomina brazada y patada, respectivamente; estos suelen llevarse a cabo de manera asimétrica. Esto significa que se mueve un brazo y una pierna y, luego, se mueven los otros (derecho e izquierdo y viceversa).

El estilo libre es uno de los más utilizados en escuelas de natación o en sitios dedicados a pacientes terapéuticos; además, es el primero que se enseña, siendo considerado como el más sencillo de todos.

Estilo espalda

Nadar espalda

Para muchos es considerado como la contraparte del estilo libre. Por ello, también se conoce como “crol de espalda”. Consiste en desplazarse por el medio acuático utilizando brazos y piernas pero en posición decúbito supino o dorsal.

Al principio de su invención, el estilo espalda en natación era realizado con una brazada simultánea; a pesar de ello, con el paso del tiempo sufrió diversas modificaciones llevándolo a lo que es hoy.

En la actualidad, la brazada y patada de este estilo es llevada a cabo de la misma manera que en el estilo libre. La asimetría en el movimiento de las extremidades contribuye al equilibrio del nadador dentro del agua.

Estilo pecho

Estilo pecho
Imagen: wikipedia.com

Es conocido como el estilo más antiguo de la natación; además, suele caracterizarse por un movimiento simétrico de las extremidades superiores e inferiores.

Para realizarlo, es necesario adoptar la posición decúbito prono o ventral y su técnica depende mucho de la coordinación entre brazada y patada.

Otra característica principal del estilo pecho es que es el más lento en comparación con los demás, aún así es utilizado en competencias de elite.

Estilo mariposa

Estilo mariposa

Inicialmente, nació como una variante al estilo pecho, de allí sus movimientos simultáneos en cuanto a brazada y patada. No obstante, es el más actual de todos ya que nació en el año de 1950, aproximadamente.

En las escuelas de formación y aprendizaje de natación es el último estilo que se enseña debido a su alta complejidad. Para practicarlo, se recomienda tener altos niveles de fuerza, coordinación y resistencia.

El estilo mariposa se realiza en posición decúbito prono o ventral y está comprendido por ondulaciones o aleteos similares a los de algunos peces de mar.

El objetivo de la natación

Los estilos de natación, aunque variados, tienen similitudes numerosas y la más importante de ellas es que sea cual fuere el que se utilice todos cumplen la función de desplazarse dentro del medio acuático.

Sin embargo, el objetivo de los cuatro estilos va más allá del concepto básico. Practicar cada uno trabaja el organismo de diversas maneras, exigiendo los grupos musculares y la condición física.

No será lo mismo nadar estilo libre que mariposa: una vez termine el recorrido se notará la diferencia en cuanto a tiempo y trabajo muscular.

El verdadero objetivo de la natación y su práctica regular es construir un hábito de vida saludable basado en la práctica deportiva, terapéutica o recreativa de este. ¿Y tú qué estilo prefieres?

  • Saavedra, J. M., Escalante, Y., & Rodríguez, F. A. (2003). La evolución de la natación. Lecturas: Educación Física y Deportes.
  • Antonio Hernández, J. (2006). natacion: Las tecnicas de los estilos: Posición, coordinación y respiración de crol. Natacion.