La motivación según los mejores nadadores

30 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
¿Es posible que dos deportistas igual de talentosos consigan resultados distintos solo por su fortaleza o debilidad mental? ¿Cómo influye la motivación en el deporte?

Sin motivación, la carrera de cualquier deportista está condenada al fracaso. Esto se aplica también a los aficionados, y no solo para los que dedican su vida a ello. Una persona desmotivada no tiene energías ni convicción para alcanzar sus objetivos.

La motivación no es más que una estimulación interna o externa para que una persona actúe de determinada manera. En el deportista se puede ver reflejada en su intensidad para entrenar, en su concentración al competir y en la búsqueda permanente de la mejora.

Está claro que los deportistas más destacados, incluidos los que citaremos en este artículo, llegaron hasta la cima por sus condiciones técnicas y su talento innato. Sin embargo, ellos mismos aseguran que el componente psicológico fue elemental en semejante trayecto recorrido. Conoce la opinión de los profesionales.

La motivación según Michael Phelps

Michael Phelps con una medalla en la mano

El ‘Tiburón de Baltimore’, nada más y nada menos que el deportista más ganador de la historia de los Juegos Olímpicos, es todo un referente al hablar de éxitos deportivos. De acuerdo con las propias palabras de Phelps en un evento empresarial, su sueño y las críticas han sido dos de sus principales fuentes de motivación.

Ese anhelo superlativo es claro y se asemeja al que todo nadador tiene: triunfar en los Juegos Olímpicos y ganar medallas. La diferencia es que Michael Phelps lo logró desde joven (y en cantidades nunca antes imaginadas).

Asimismo, las críticas de Ian Thorpe, que vendrían a representar el ‘condimento externo’ en este cóctel motivacional, sirvieron para que Phelps tuviera alguien a quien probarle que estaba equivocado.

Si dices ‘no puedo’ te estarás autolimitando en lo que puedes hacer o en lo que podrás hacer algún día.
—Michael Phelps—

De este modo, logró lo que su colega consideraba imposible: ganó 8 medallas olímpicas y triunfó en ese deporte con más de 30 años de edad. Sin lugar a dudas, una muestra de lo que la motivación puede generar en un deportista de semejantes condiciones.

Mireia Belmonte, una nadadora que le hace frente a todo

Mireilla Belmonte nadando

Si intentáramos pensar en un problema mayúsculo para cualquier nadador, ‘sufrir una alergia al cloro’ sería una de las respuestas más impensadas. Sin embargo, este fue el caso de Mireia Belmonte, hoy campeona olímpica, mundial y europea.

Y no solo eso, sino que esta nadadora española también debió afrontar su condición de asmática durante la infancia. Con todo esto, practicar un deporte como la natación parecía realmente una proeza. Gracias a la necesidad de tratar una escoliosis, esta relación tan fructífera se produjo.

No obstante, Belmonte se centró en perseguir sus sueños y con apenas 17 años ya logró formar parte del equipo español para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Además, Mireia remarca que el hambre de superación es fundamental, ya que “todo el mundo quiere ganar porque es adictivo”. Otro dato curioso es que acostumbra cantar mientras nada, algo que asegura le brinda motivación al momento de entrenar y dar todo de sí misma.

Siempre hay que trabajar y no hay que rendirse. Trabajando y con el objetivo en mente, te espera la recompensa.
—Mireia Belmonte—

Ian Thorpe, una ‘víctima’ de la falta de motivación

Si hablamos de la motivación en el deporte, el de Thorpe es un caso excepcional. Este nadador australiano ganó cinco medallas de oro en Juegos Olímpicos, además de conseguir títulos y récords varios en mundiales de natación.

Sin embargo, tomó la drástica decisión de finalizar su carrera con apenas 24 años de edad. ¿Los motivos? Además de algunas lesiones que lo acosaron por aquel año 2006 y de un supuesto resultado adverso en los niveles de testosterona en su sangre, que fue apelado por otros deportistas australianos anónimos, el ‘Torpedo’ adujo ‘falta de motivación’ para seguir compitiendo.

Thorpe declaró en su momento que la presión mediática, la invasión a su vida privada y la exposición pública consumieron sus energías para seguir ligado al mundo del deporte. Así, cuando parecía que su carrera no tendría techo, él mismo decidió poner ese límite.

Podemos extraer una lección clara de todo esto: la motivación puede ser el combustible ideal para un deportista, pero si se pierde, difícilmente se pueda poner todo el empeño para alcanzar los objetivos planteados.

Además de estos, podríamos enumerar muchos otros casos de nadadores que usaron la motivación a su favor, y también de quienes padecieron su carencia. Como podemos ver, se trata de un tema esencial. ¡Mantente motivado para ir a por tus metas!

  • Ramírez, D. 2017. Michael Phelps; el retrato del sacrificio y la superación. Forbes México. https://www.forbes.com.mx/michael-phelps-el-retrato-del-sacrificio-y-la-superacion/
  • Mireia Belmonte: "Soy asmática y alérgica al cloro". 2016. Marca. https://www.marca.com/natacion/2016/09/16/57dc2c0ae2704e85228b460d.html
  • Goyret, L. 2011. ¿Qué es de la vida de... Ian Thorpe? La Nación. https://www.lanacion.com.ar/deportes/que-es-de-la-vida-de-ian-thorpe-nid1410962