¿Cómo superar el egocentrismo?

26 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
El egocentrismo es una característica personal muy negativa que hay que evitar para desarrollarse de forma óptima.

Apreciarse de forma positiva es esencial para la salud mental y el bienestar de uno. Pero hay personas que valoran en exceso las propias conductas, pensamientos, ideas y opiniones.Creen que están por encima de los demás y consideran que ellos son más importantes. Es decir, son personas egocéntricas. Pero se puede superar el egocentrismo. A continuación, te explicamos cómo.

Es fundamental que alguien quiera cambiar este aspecto de la personalidad. El egocentrismo es extremadamente dañino y perjudicial, tanto para el propio individuo como para todos aquellos que le rodean.

 No hay que apagar la luz del otro para lograr que brille la nuestra.

– Mahatma Gandhi –

¿Eres una persona egocéntrica?

Hombre egocéntrico

Darse cuenta y admitir que uno puede definirse con esta característica tan nociva, propia de una persona tóxica, es el primer paso para poder cambiar y convertirse en una mejor versión de uno mismo. Así, para saber si eres una persona egocéntrica, debes reflexionar y reconocer si cumples varios de los siguientes criterios:

  • Piensas que todos los problemas o las malas situaciones te ocurren a ti.
  • En las conversaciones, independientemente del tema, sueles acabar hablando de ti.
  • Crees que tus aportaciones en una conversación son mucho más interesantes que las del resto.
  • No escuchas activamente a los demás.
  • Tienes poca sensibilidad y eres excesivamente franco a la hora de transmitir tus pensamientos, ideas y opiniones a los demás.
  • Dices todo lo que piensas, sin tener en cuenta las consecuencias.
  • Eres envidioso ante las cualidades positivas de los demás.
  • Mantienes ciertas relaciones por interés, para sacar provecho de esas personas.
  • Te molesta que la gente no te escuche o no te preste atención.
  • Intentas no pasar desapercibido en situaciones sociales.
  • Tiendes a opinar sobre cualquier tema, aunque no estés muy informado.
  • Sueles buscar la ocasión de demostrar alguna de tus cualidades.
  • Criticas a los demás, pero no te gusta que te juzguen a ti.
  • Cuando te enfadas con alguien sueles ser rencoroso e intentas que esa persona se sienta mal.
  • En las discusiones buscas siempre tener la razón.
  • Te enfadas con facilidad si las cosas no salen como tú quieres o te esperabas.

Si identificas muchas de estas conductas como propias, ¡es hora de superar el egocentrismo!

El egoísmo no es vivir como uno desea, es pedir a los demás que vivan como uno quiere vivir.

– Oscar Wilde –

¿Cómo superar el egocentrismo?

Hombre mostrando egocentrismo

Una vez se ha reconocido la personalidad egocéntrica y egoísta, solo depende de uno poder cambiarla, pasando a ser una persona altruista. Para ello, hay que seguir estos cinco consejos:

  1. Asume que no siempre tienes la razón: debes tener más humildad, nadie cuenta con la verdad absoluta y tú tampoco. Por tanto, tienes que saber escuchar otros puntos de vista e intentar valorarlos de forma objetiva. De hecho, las discusiones pueden ser muy enriquecedoras si las personas que debaten tienen una mentalidad abierta y están dispuestas a defender sus ideas con educación.
  2. Deja de distorsionar la realidad: tu satisfacción no es más importante que la de los demás, así que deja de idealizar tus propios deseos, necesidades, éxitos y posibilidades.
  3. Respeta las opiniones de los demás: el respeto es indispensable para mantener relaciones sociales sanas. Debes aprender a dejar a un lado las diferencias y valorar todas las ideas y opiniones. Y, en caso de querer rebatirlas, tienes que hacerlo utilizando un estilo de comunicación asertivo.
  4. Desarrolla la empatía: debes esforzarte por ponerte en el lugar de los demás, intentar entenderlos y adaptarte a ellos. Por tanto, tienes que entrenar la comprensión y la compasión, apoyando y atendiendo a los demás cuando observes que es necesario.
  5. Asume las críticas: muchas veces las críticas, siempre que sean transmitidas de un modo constructivo, nos ayudan a mejorar. Así que asume que no eres perfecto, que también cometes errores y que no lo haces todo bien. Y aprende a escuchar lo que tienen que decirte los demás.
  • Cabañero, A. (s.f.) Egocentrismo. El despertar.info.
  • Ramírez, L. (1998). Egocentrismo y altruismo en la comunicación humana: algunas consideraciones psicodinámicas. Persona: Revista de la Facultad de Psicología, (1), 13-26.