¿Es igual aprender a nadar en la niñez que en la adultez?

7 diciembre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Seas niño o adulto, no debes bloquearte con respecto a la natación. Aproxímate a una academia de aprendizaje y consulta qué debes hacer para aprender.

La natación es un deporte recomendado para todo tipo de personas, no solo por sus beneficios y variedad, sino porque puede emplearse como herramienta de supervivencia. Sin embargo, lo anterior alimenta diferentes interrogantes como: ¿en qué momento debo aprender a nadar? o ¿es igual aprender a nadar en la niñez que en la adultez?

Estas preguntas parecen no tener importancia, pero al momento de dirigirte a la práctica les encuentras sentido. Por tal razón, a continuación te presentaremos una serie de argumentos que explican en qué momento de la vida es más oportuno aprender a nadar.

Aprender a nadar en la niñez y en la adultez

Niño que nada
Foto de Porapak Apichodilok en Pexels

La natación, en general, puede estar presente en tu vida desde el principio, incluso antes de nacer; esto se debe a la adaptación al medio acuático que tiene un bebé, gracias al tiempo que permanece dentro de la madre.

Allí, los bebés desarrollan una serie de reflejos arcaicos que tienden a desaparecer a los seis meses de edad, aproximadamente. Entre estos sobresalen el reflejo natatorio y el de inmersión.

Sin embargo, esto no significa que un bebé sabe nadar desde antes de nacer, sino que el organismo se encuentra adaptado al medio acuático presente en la placenta. Con base en lo anterior, se aconseja practicar natación durante el embarzo y matronatación con el bebé recién nacido.

De manera general, se señala que una persona promedio puede aprender a nadar a partir de los cuatros años de edad, aproximadamente. En este rango de edad, empiezan a enseñarse los estilos y las diferentes técnicas presentes en la natación.

Con respecto a la adultez, la persona puede llegar a presentar mayor dificultad para adaptarse al medio acuático. Incluso, en muchas ocasiones sobresalen factores como el miedo al agua que limitan dicho aprendizaje.

Aprender a nadar en la niñez

Los profesionales en el área de la natación aconsejan aprender a nadar en la niñez, debido a que la adaptación al medio acuático puede ser más sencilla. Además, un niño se encuentra en etapas sensibles del aprendizaje físico y psicológico.

No obstante, no todos los niños aprenden a nadar en la misma edad. Esto depende del periodo de adaptación, así como la presencia de diversas barreras construidas durante la crianza que se desarrollan como temores.

Sumado a lo anterior, todos los niños sometidos a clases de natación deben acudir a estas con sus respectivos padres o un adulto responsable. No solo con el fin de supervisar al monitor de enseñanza, sino para brindarle mayor confianza al infante.

Incluso, también se aconseja tomar clases de natación en familia para que los niños fortalezcan las relaciones interpersonales y su fase de adaptación sea menos traumática de lo normal.

Aprender a nadar en la adultez

Adulto nadador

Aunque lo aconsejable es aprender a nadar lo más pronto posible, no significa que como adulto no puedas hacer el intento. Absolutamente nada ni nadie te impide aprender natación. Para muchos se convierte en una actividad compleja, pero aprender a nadar en la adultez puede tener sus beneficios.

No requieres de vigilancia constante más allá de la de tu profesor de natación, ya que tú eres tu propio adulto responsable. Esto puede ser un plus, teniendo en cuenta que como adultos en ocasiones sentimos pena por no saber nadar y no queremos que otras personas se enteren.

A pesar de ser más complejo debido a que algunas capacidades físicas comienzan a descender en la adultez, aprender a nadar puede convertirse en tu actividad física favorita. Recuerda que las barreras las pones tú mismo.

Aprender a nadar, ¿en la niñez o en la adultez?

Aprender a nadar en la niñez es mucho más recomendado para cualquier persona, esto no quiere decir que una vez llegada la adultez no pueda realizarse. Sin embargo, cabe aclarar que no es igual, ya que los procesos dependen de muchos factores.

En primer lugar, te aconsejamos acudir donde el instructor para que te evalúe y elabore un plan de entrenamiento o te sugiera algún método de aprendizaje para natación. Sea para vencer el miedo o para comenzar a practicar los diferentes estilos.

  • Menéndez García, C., & Mendoza Laiz, N. (2015). Consideraciones metodológicas en una natación para todos. Retos. https://doi.org/10.47197/retos.v0i7.35072
  • El proceso de enseñanza y aprendizaje de la natación en niños de 2 y 3 años. (2002). InterSedes: Revista de Las Sedes Regionales.