5 errores al aplicar el corrector de ojeras

30 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la blogger de moda y belleza Azucena Fernández
Un corrector de ojeras adecuado siempre debe formar parte de tu estuche de maquillaje. Vamos a ver cuáles son los errores más comunes que se cometen con este producto.

Para conseguir un buen maquillaje, es fundamental conocer cuáles son los errores al aplicar el corrector de ojeras. Errores que son muy variados y que van desde usar una fórmula que no vaya bien para tu tipo de piel hasta que hayas escogido un tono equivocado.

Lo que queda claro es que, incluso si tienes la suerte de tener una piel relativamente libre de imperfecciones, es casi seguro que confías en el corrector de ojeras como uno de los productos mágicos en tu set de belleza, y haces bien.

El corrector es uno de esos cosméticos que más cuesta aplicar para que resulte favorecedor. Hoy hemos hecho una recopilación de principales errores al aplicar el corrector de ojeras que tal vez estés cometiendo.

1. Errores al aplicar el corrector de ojeras: no cuidar la piel

Mujer aplicándose corrector de ojeras sin errores

Sea como fuere, si vas a aplicar corrector de ojeras en tu maquillaje, algo fundamental es cuidar la piel. Solemos pensar en el corrector como una herramienta mágica que esconde defectos, pero, para sacar el máximo provecho de él, es necesario que preparares la piel lo mejor posible antes de aplicarte el maquillaje por la mañana.

Exfoliar regularmente es muy importante para eliminar las células muertas de la piel que se acumulan y no dejan que el maquillaje se pueda aplicar sin problemas. Por lo general, lo correcto es intentar exfoliar de una a tres veces por semana (dependiendo de tu tipo de piel) para eliminar cualquier descamación y células muertas.

Por su puesto, también tienes que asegurarte de hidratas la piel correctamente todos los días. En la zona del contorno de ojos puedes aplicar el producto a toquecitos con las yemas de los dedos y esperar a que se absorba, dejando la zona preparada para el corrector.

2. Usar un corrector equivocado

Podrías estar cometiendo un error incluso antes de llevarte tu nuevo corrector a casa. Hoy es más fácil que nunca encontrar el tono y la fórmula perfectos en el mercado. La mayoría de las tiendas de maquillaje y belleza te permiten probar un producto antes de comprarlo e incluso devolver productos abiertos que no te hayan ido bien.

Es importante que te tomes el tiempo necesario para probar cada corrector que vayas a comprar. Siempre hay que probarlo en la tienda antes de llevártelo o pedir una muestra. No solo hablamos del color, también tienes que probarlo en tu piel y dejarlo actuar. Asegúrate de que va bien para tu tipo piel, que no te provoca sensibilidad o que no te reseca la zona.

Utilizar el producto un día entero dentro de tu rutina normal puede ayudar a determinar si es el mejor producto para ti. El error más habitual es utilizar un corrector demasiado claro y crear el temido ‘efecto mapache’. Tampoco hay usar tonos más oscuros que el de nuestra piel, esto provoca oscuridad en la zona, y no es lo que buscamos.

Puedes dejarte asesorar por un experto en tu tienda de maquillaje y belleza habitual. Ellos pueden ayudarte a encontrar el mejor corrector para las necesidades de tu piel. Esto es útil aunque tengas mucha experiencia maquillándote y comprando maquillaje.

Tipos de corrector

3. Saltarte el primer

El primer es un gran producto que nadie debería omitir a la hora de realizar una buena rutina de maquillaje. Ayuda a preparar la piel, buscando durabilidad del maquillaje. Además, crea en la piel un lienzo liso en el que aplicar mejor cada producto. El orden correcto es:

  • Limpiar la piel.
  • Aplicar tus humectantes y sueros favoritos y esperar un poco para que la piel se seque.
  • Poner el primer y listo.

4. Aplicarlo mal

No arrastres el corrector. Lo ideal es aplicarlo a pequeños toques con una esponja o con las yemas de los dedos sobre la parte más oscura de la ojera. Una vez que se haya fundido con la piel y haya cubierto la zona, puedes aplicar más producto bajo la línea de agua, siempre de forma delicada. Los correctores con texturas fluidas son más fáciles de aplicar.

Corrector de ojeras

5. Errores al aplicar el corrector de ojeras: usar demasiado

Es un error utilizar demasiado corrector, intenta utilizar siempre la cantidad mínima e indispensable. Aplícala como hemos dicho y ve añadiendo un poco más de producto si compruebas que es necesario.

Por cierto, ni las bolsas ni las arrugas pueden taparse con un corrector de ojeras. Si lo intentas, probablemente acabarás enfatizándolas. No es un producto capaz de corregir volumen, solo corrige tono.

Para terminar, recuerda sellar siempre el maquillaje con polvos translúcidos, corrector incluido. La zona en la que aplicamos el corrector está en movimiento continuo y es fácil que se produzca sudoración, así que para hacer que quede mejor sellado, no te olvides de poner los polvos.