Aprender a nadar fuera del agua ¿es posible?

11 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Entérate sobre la importancia que tiene el medio terrestre a la hora de aprender a nadar.

Aprender a nadar es una de las actividades más comunes alrededor del mundo gracias a los beneficios que ofrece la práctica de la natación. Para conseguirlo, muchas personas acuden a piscinas u otros lugares con superficies acuáticas. Pero ¿sabías que este maravilloso deporte puede ir mucho más allá del agua?

Posiblemente, concebir la natación fuera de entornos como las piscinas, los ríos u otras zonas donde se practica con regularidad sea considerado como algo loco para muchos, . Sin embargo, aprender a nadar puede llevarse a cabo en entornos libres de agua.

Aprender a nadar

Mujer nadando que no comete fallos importantes

Lo primero que aparece en la mente de una persona que quiere aprender a nadar es asistir a una academia o escuela de natación. Es lo más lógico ya que allí se emplean los principios de este deporte y se enseña de lo simple a lo complejo.

En la academia de natación, se realizan los procesos de familiarización, adaptación y acercamiento a los diversos estilos que comprende la natación. Por supuesto, se realiza antes una prueba diagnóstica para determinar qué tanto sabe el aprendiz y futuro nadador.

¿Es posible aprender a nadar fuera del agua?

Aunque la idea suena descabellada, la natación puede concebirse fuera del agua, al menos una parte de ella. Sí o sí es necesario entrar en una superficie acuática para lograr aspectos como la flotación y la familiarización, por lo tanto aprender a nadar debe ligarse siempre con el agua.

A pesar de ello, existen muchos ejercicios metodológicos que pueden desarrollarse fuera de la piscina. Estos favorecen el aprendizaje de la natación; por lo tanto, aprender a nadar no depende única y exclusivamente de superficies acuáticas.

Ejercicios para aprender fuera del agua

Para mejorar la técnica y aprender a nadar de mejor manera, pueden realizarse diferentes ejercicios fuera del agua. Esto no quiere decir que superficies acuáticas como la piscina se dejan de lado, sino que surgen como una alternativa para perfeccionar lo referente a esta disciplina deportiva.

Los siguientes son ejercicios para mejorar tanto la técnica como la condición física, aspectos fundamentales para aprender a nadar.

Aprender a nadar fuera del agua
Woman photo created by freepik – www.freepik.com

Contener la respiración

La respiración es uno de los puntos fundamentales dentro de la natación. Para aprender a nadar es recomendable tener una buena condición pulmonar con el fin de resistir bajo el agua. Para ello, pueden realizarse ejercicios fuera del agua conteniendo la respiración.

De pie con los brazos acompañando la inspiración, es necesario aguantar la respiración por intervalos de 30 segundos. Pasado el tiempo, espirar lentamente por la boca y repetir, por lo menos, 10 veces.

Patada en silla

Los estilos de natación están compuestos por brazadas y patadas, movimientos que permiten la propulsión dentro del agua. Para aprender a nadar, es necesario coordinar ambos movimientos; por lo tanto, la técnica debe ir mejorando poco a poco.

Un ejercicio metodológico fuera del agua es la patada en silla. Lo único que se necesita es un sillón o un muro de 30 o 40 centímetros de alto para sentarnos.

Sentado en el extremo de la silla (punta), se realizan patadas asimétricas simulando el gesto de estilo libre y espalda. Se llevan a cabo 5 series de 15 repeticiones. También, pueden hacerse patadas simétricas como las de estilo mariposa o pecho, siguiendo las indicaciones del monitor.

Burpees

Burpees
Woman photo created by katemangostar – www.freepik.com

Este es uno de los ejercicios más conocidos en el entrenamiento funcional. El objetivo principal de su práctica es trabajar la condición aeróbica y la resistencia a la fuerza, aspectos necesarios para aprender a nadar.

Siendo uno de los deportes más exigentes, la natación requiere de un alto nivel de condición física. Por tal razón, los ejercicios que trabajen esta cualidad deben ser trabajados con regularidad.

Una ventaja de este ejercicio es que solo es necesario contar con el cuerpo para ejecutarlo. El burpees debe hacerse comenzando en la posición de pie; luego, se flexionan las rodillas y se apoya las manos. Después, se llevan los pies hacia atrás hasta quedar en posición de flexión de brazos. Por último, se sube y se da un salto. Lo más oportuno es realizar 2 series de 10 repeticiones cada una para adaptarse paulatinamente.

El agua es indispensable para aprender a nadar

En conclusión, el agua es el elemento imprescindible para aprender a nadar. Sin embargo, existen muchas herramientas como los ejercicios metodológicos y de acondicionamiento que pueden realizarse fuera del agua.

Por lo tanto, se recomienda a los aprendices de la natación sacar el mayor provecho posible de los ejercicios fuera del agua para mejorar su desempeño acuático.

Imagen: Woman photo created by freepik – www.freepik.com

  • Metodologías de primera persona en la enseñanza de habilidades motrices. (2010). Apunts: Educación Física y Deportes.
  • ¿Diez sesiones de iniciación de natación son suficientes para generar cambios en la atención concentrada en los niños? (2019). Revista Universitaria de La Educación Física y El Deporte. https://doi.org/10.28997/ruefd.v0i12.7
  • Cabeza Ruiz, R. (2007). La iniciación a la natación: una mirada crítica a las metodologías actuales utilizadas con niños y niñas de 3 a 6 años. Nuevas propuestas. In Lecturas: Educación física y deportes.