Uno de los aspectos más complejos de la guitarra: la improvisación

29 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
¿Qué tantos conocimientos se requieren para improvisar bien? Descúbrelo a continuación, con la ayuda de un experto.

En esta ocasión, abordaremos junto a Amós Lora uno de los aspectos más complejos de la guitarra: la improvisación. Si bien la libertad con la que contamos al hacerlo parece dejar todo librado a la creatividad del momento, se necesitan ciertos conocimientos para potenciar nuestra aptitud con esta habilidad. Los descubrimos en este séptimo encuentro.

El estilo de Amós Lora se caracteriza por introducir ciertas nociones del jazz y otros géneros en el flamenco. Pese a que esto resulta algo impropio para muchos, se ha convertido en la marca registrado de este joven músico que, además de ser talentoso, disfruta sobremanera lo que hace.

Más allá de la formación que tanto remarca, la práctica constante y la experimentación con todo tipo de acordes y escalas han definido su camino, que nunca dejó de ser ascendente.

Más allá de que el don de improvisar y crear desde la nada para luego escuchar y corregir no es para muchos, sí es posible aprender sobre este tema. Ese será, precisamente, el eje de esta nueva entrega del curso de guitarra con Amós Lora.

¿Cómo aprender a improvisar con la guitarra y qué debemos saber para hacerlo? ¿Qué son los patrones rítmicos y melódicos? Todo eso y más, aquí.

Aprendiendo a improvisar

Probablemente, las primeras veces que intentes improvisar con tu guitarra no suenes como te gustaría. Esto de ninguna manera debe ser un motivo para desanimarte.

Con el paso de los días, y sobre todo con la práctica, tu oído y tus dedos se volverán más hábiles para detectar y producir los sonidos adecuados para cada momento. Al fin y al cabo, al improvisar no se busca dar con nada nuevo, sino dar un orden diferentes a los elementos que ya conocemos.

En ese sentido, hay dos conceptos sobre los que vale la pena hacer hincapié. Estos son los patrones rítmicos y los patrones melódicos. Aunque los veremos en profundidad en el encuentro con Amós, aquí ofrecemos una breve reseña de cada uno.

Patrones rítmicos

El ritmo musical es la alternancia de sonidos que componen una melodía. Estos sonidos tienen diferentes características y, por lo general, siguen un patrón determinado que les da una jerarquía y organización; son los patrones rítmicos.

Imagen: Facebook Amós Lora.

Patrones melódicos

Los patrones melódicos son combinaciones numerales que pueden aplicarse a las escalas para —justamente— numerar cada nota. De esta manera, se pueden componer diferentes patrones para organizar la ejecución de diferentes melodías, y así mejorar nuestra técnica.

Si bien parece un término totalmente contradictorio con el concepto de improvisación, los patrones melódicos ayudan a incorporar nuevas escalas para tocar. Se trata de un buen instrumento para adquirir más recursos técnicos.

Improvisación

A la hora de improvisar, los conocimientos de teoría musical, y lógicamente también la práctica y el talento individual, son elementos indispensables. Cuantas más técnicas domine y cuantos más tonos, acordes y escalas sepa ejecutar un guitarrista, más completas serán sus improvisaciones.

En este encuentro con Amós, aprenderás qué aptitudes considera básicas este artista para tocar espontáneamente, sin seguir una partitura. Además, podrá guiarnos a través de sus experiencias con la improvisación con el paso del tiempo. Desde ya, no es lo mismo hacerlo siendo un principiante que teniendo una base formativa avanzada.

Consejos para improvisar

Estas son algunas sugerencias que pueden resultarte útiles si estás por comenzar a practicar tu improvisación:

  • Intenta plasmar tus sentimientos en lo que estás tocando.
  • Prueba con una pista de tambores u otros instrumentos o haz de apoyo de otra guitarra para que te sirvan como guía.
  • Encuentra tu lugar ideal, en el que te sientas a gusto, relajado y tranquilo para hacer lo que más te guste en el momento.
  • Evita estancarte en los mismos sonidos e intenta innovar, encontrar cosas nuevas.
Imagen: Facebook Amós Lora.

En definitiva, la improvisación es la ejecución de diferentes notas de manera libre, pero con cierta lógica y de manera consciente. Según el género y la tonalidad que se escojan, los sonidos van a ser diferentes. Está en la práctica, la habilidad y la soltura el saber plasmar todo esto con la guitarra.

Finalmente, recuerda que, como medio de expresión, pocas actividades son mejores que la improvisación. No obstante, no es solo cuestión de sentarse y tocar. Debes saber cómo hacerlo, y aquí está Amós Lora, figura consolidada del flamenco español, para contarte todos sus secretos.