Tipos de madera en la construcción de guitarras

29 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el profesor de guitarra Miguel Martínez
La madera es el principal material de construcción de las guitarras, ya sean clásicas, flamencas, electroacústicas, eléctricas, etc. Explicamos cuáles son los tipos de maderas más utilizados y por qué.

Las guitarras y sus antecesores son instrumentos con una larguísima tradición en lo que a constructores se refiere. A través de la experiencia de generaciones y generaciones de constructores y, por supuesto, a base de prueba y error, los artesanos han ido seleccionando los tipos de madera que por sus características físicas proporcionan un mejor resultado acústico.

Pero yendo incluso más lejos, veremos que la madera que se utiliza para las cajas no es la misma que se usa para fabricar el diapasón, etc. Cada parte de la guitarra demanda unas necesidades y, por tanto, la madera apropiada en cada caso es diferente. Por supuesto, si hablamos de guitarras eléctricas, en las que el cuerpo de la guitarra es macizo, las posibilidades se multiplican.

La verdad es que, visto desde fuera, puede resultar un poco caótico. Por ello, vamos a tratar de arrojar un poco de luz y mostraros qué tipos de madera se utilizan en la construcción de guitarras.

Tipos de madera para las cajas de resonancia

Las guitarras acústicas no necesitan amplificación para sonar, estaríamos hablando principalmente de guitarras clásicas y flamencas. Podríamos incluir las guitarras electroacústicas, pero en general sus necesidades acústicas no son tan importantes como las dos primeras. En este apartado tenemos que distinguir entre la madera para la tapa de resonancia y la madera para los aros y el fondo.

La tapa armónica

Tapas de guitarra

La tapa de las guitarras acústicas tiene que tener unas propiedades físico-acústicas muy particulares. En estas guitarras, la tapa es la encargada de la transmisión y amplificación del sonido, por lo que se necesita una madera que sea capaz de vibrar con facilidad.

Aunque ahora disponemos de todos los medios para hacer pruebas de todo tipo a los materiales y observar su comportamiento, los constructores de guitarras, después de probar muchas maderas distintas, llegaron a la conclusión de que las mejores maderas para la fabricación de tapas armónicas eran el cedro rojo (Thuja plicata) y el falso abeto (Picea abies).

Se podría decir que se fabrican las mismas guitarras con una y con otra, cada una de ellas aporta un sonido diferente y característico. Lo que comparten ambas es una gran capacidad de transmitir y amplificar el sonido.

Los aros y el fondo

Proceso de fabricación de una guitarra

En este caso, las propiedades acústicas no son tan importantes, por lo que se suele prestar más atención a las propiedades estéticas. Los palosantos o Dalbergias son las maderas más utilizadas para los aros y el fondo debido a su gran belleza.

Son muchas las variedades utilizadas: Dalbergia hipoleuca, Dalbergia retusa, Dalbergia calycina. Pero, sin duda, la más utilizada y apreciada es la Dalbergia nigra, llamada también palosanto de río o palosanto de Brasil.

Sin embargo, las restricciones que en los últimos años están aplicando los países productores, en este caso Brasil, han provocado que los constructores hayan buscado alternativas como el palosanto de la India (Dalbergia latifolia).

Los cuerpos macizos de las guitarras eléctricas

Caja de una guitarra eléctrica

La forma en que se comporta acústicamente la madera en una guitarra eléctrica es muy diferente a como lo hace en una guitarra clásica. En las guitarras eléctricas se busca más el tipo de sonido asociado a la madera, dejando a un lado su capacidad de resonancia.

Incluso la parte estética podría quedar en un segundo plano en el caso de las guitarras que son pintadas (lacadas) de colores y en las que la apariencia de la madera ni siquiera se puede ver. Por ello, podemos encontrar guitarras fabricadas en una gran variedad de maderas: aliso, caoba, fresno, arce, palo rojo, palo rosa, tilo, etc.

Tipos de madera para el mástil y el diapasón

Otra de las partes del instrumento que necesita una madera muy determinada y funcional es el diapasón, o sea, la madera sobre la que los dedos ‘pisan’ las cuerdas. El diapasón de la guitarra está sometido a un gran desgaste y se necesita una madera muy dura para soportar los millones de veces que un guitarrista aprieta la cuerda contra el mástil.

En este caso, podríamos decir que en un porcentaje muy, muy alto, los constructores confían en una de las maderas más duras que existen, el ébano (Diospyros sp.) Tiene una densidad de hasta 1200 Kg/m³ y es altamente resistente al roce.

El mástil de la guitarra debe soportar el ‘tiro’ de las cuerdas, por lo que tiene que tener una gran resistencia longitudinal. Lo cierto es que quitando algunas especies muy blandas, muchas maderas pueden servir para este propósito, una de las más empleadas es un tipo de cedro, Cedrella odorata.

Partes o piezas ornamentales

Como se puede deducir, para todas aquellas otras piezas o partes ornamentales del instrumento como son la filigrana de la boca, los adornos del puente y la cabeza o el fileteado de la caja, las maderas serán elegidas exclusivamente por sus características estéticas.

  • Ramírez, José (1993). En torno a la guitarra. Madrid. Soneto