¿Sabes qué significa y qué implica ser proactivo?

2 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Ser proactivo es mucho más que tener iniciativa y capacidad para anticiparse a problemas. Te explicamos el verdadero significado de este concepto.

Seguro que has oído hablar de la actitud proactiva y de la importancia que esta tiene para el trabajo. De hecho, muchas personas incluyen este adjetivo en el curriculum vitae, con la intención de dar una buena imagen. Pero, ¿qué significa realmente ser proactivo?

Lo primero que debes tener en claro es que, en mayor o menos grado, todas las personas pueden ser proactivas.  Pero, para ello es necesario esforzarse y tener la intención de convertirse en la mejor versión de uno mismo.

La proactividad forma parte de la naturaleza humana, y, aunque los músculos proactivos puedan encontrarse adormecidos, sin duda están en su lugar.
Stephen R.Covey

¿Qué significa ser proactivo?

Hombre proactivo bajo dos señales

Según Stephen Richards Covey, autor del exitoso libro Los siete hábitos de las personas altamente efectivas, la proactividad se puede definir de la siguiente manera: ​

Una actitud que se refleja en una forma de actuar en la que el individuo o la organización asume el control pleno, libre y activo de su conducta. Para ello, asumirá su responsabilidad a la hora de que las cosas ocurran y realizará las acciones necesarias para obtener resultados eficientes, aunque estas acciones deban ser audaces y diferentes; responsabilizándose tanto de las acciones como de los resultados.

-Stephen R. Covey-

Por tanto, ser proactivo no consiste únicamente en tener iniciativa y ser comprometido, sino que además hay que asumir en todo momento la responsabilidad de las propias conductas, pues estas están determinadas por las decisiones que se toman. Es decir, las personas proactivas piensan muy bien lo que van a hacer antes de actuar y no se dejan llevar por los impulsos que sienten.

Además, la proactividad está muy relacionada con la ética personal. Ya que el proceso de toma de decisiones y de autoevaluación del comportamiento se hace en base a la escala de valores y a los principios que uno tiene.

En definitiva, ser proactivo significa asumir el control pleno de la vida, siendo el protagonista y principal responsable de las propias conductas vitales. De esta manera es cada uno quien decide en qué va a invertir la energía y el tiempo del que dispone, siendo congruente con lo que piensa, pero valorando también las necesidades del entorno e intentando interpretar correctamente la realidad.

Características de las personas proactivas

Mujer proactiva trabajando

En base a todo lo comentado hasta el momento, se puede decir que las características de las personas proactivas son las siguientes:

  • Son previsoras y reflexivas.
  • Valoran todas las alternativas posibles antes actuar.
  • Tienen facilidad de adaptación a los contextos.
  • Pueden optar por diferentes enfoques.
  • Controlan los propios sentimientos.
  • Se expresan con asertividad.
  • Confían en la propia capacidad para elegir la respuesta adecuada.
  • Tienen capacidad para tomar decisiones de forma efectiva.
  • Tienen claras cuáles son sus preferencias y prioridades en la vida.
  • Asumen la responsabilidad de los propios actos, pase lo que pase.

Ahora que sabes realmente lo que significa ser proactivo, ¿crees que tú lo eres? Si no es así, te animamos a que trabajes este aspecto en tu día a día. Para ello, comienza a cambiar tu actitud en los entornos más próximos, con la familia, la pareja, los amigos o en el empleo.

Debes plantearte y asumir pequeños compromisos, intentando no juzgar o realizar críticas destructivas hacia los demás, admitiendo los errores y corrigiéndolos, aprendiendo de los fracasos, buscando solución a los problemas y no siendo parte de ellos, etc.

De esta manera, lograrás desarrollarte y crecer como persona, consiguiendo la felicidad y satisfacción plena. Recuerda, ¡tú decides quién y cómo quieres ser! ¿Estás preparado para el cambio?

Solo sabiendo quiénes somos podremos empezar a ser mejores para nosotros mismos y para los demás. 

-Jorge Bucay-

  • Covey, S. R (1989). Los siete hábitos de las personas altamente efectivas. Editorial Grijalbo.