Natación y flexibilidad, ¿influye en algo?

8 marzo, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Si deseas entrenar natación de manera regular, debes tener en cuenta el desarrollo de todas las capacidades físicas, incluyendo la flexibilidad. Entérate por qué razón.

Las capacidades físicas básicas se encuentran ligadas ampliamente con la mayoría de disciplinas deportivas, por no decir con todas. Esto ocurre debido a los diferentes movimientos que realiza el organismo al hacer cualquier gesto técnico ligado con el deporte. Hablar sobre natación y flexibilidad es prácticamente una obligación.

Generalmente, hablar sobre natación y cualquier capacidad física básica es lo más correcto dentro del entrenamiento y fuera de él. Recuerda que esta disciplina deportiva también puede influir en el desarrollo físico y psicológico del ser humano sin necesidad de ser entrenada estrictamente –la natación terapéutica y recreativa también influyen-.

Natación y flexibilidad, una relación inagotable

Técnica de la brazada en estilo crol

La natación es una disciplina deportiva realizada en diversas superficies acuáticas que requiere de esfuerzos físicos para ser llevada a cabo oportunamente. El equilibrio, la fuerza, la resistencia, la agilidad y la flexibilidad son las capacidades principales que se involucran con este deporte.

En este caso, se hace referencia a la flexibilidad, una de las capacidades básicas del ser humano y de las más relevantes en el desarrollo de la vida cotidiana. Pero ¿qué tiene que ver con la natación?

Capacidad física de la flexibilidad

Antes de relacionar la natación y la flexibilidad, se hace necesario saber en qué consiste esta capacidad física básica y por qué es tan importante para el organismo.

La flexibilidad hace parte de las capacidades básicas del ser humano y se encuentra ampliamente relacionada con las articulaciones y los músculos. Su capacidad depende del tipo de articulación que posee el segmento corporal y la elasticidad de los grupos musculares que inciden en el movimiento.

Es decir que la articulación del hombro cuenta con mayor flexibilidad que la de la rodilla debido a la amplitud que puede brindar durante la ejecución de cualquier movimiento.

¿Por qué se encuentra ligada a la natación?

Si eres una persona que ama practicar la natación, es probable que comprendas la importancia y la manera cómo influye la flexibilidad en ella. Sin embargo, no está de más aclararlo y tenerlo en cuenta.

Este deporte se compone de una serie de movimientos dentro de los cuales las articulaciones y los grupos musculares juegan un papel relevante. La amplitud articular permite que los diferentes gestos técnicos de la natación se desarrollen de manera oportuna.

Si no existe un trabajo bien realizado de flexibilidad, es muy probable que las lesiones hagan estragos en el organismo y, por ende, no puedas nadar con regularidad.

Beneficios de la flexibilidad en la natación

Trabajar la flexibilidad para practicar natación no solo va a favorecer la salud del organismo en general sino que brindará una serie de beneficios para la práctica de la disciplina deportiva en sí. Estos son los principales aspectos positivos:

  • Ejecución de la técnica: tal y como se menciona anteriormente, si cuentas con la flexibilidad adecuada, la ejecución del gesto técnico será oportuna y mejorará tus resultados en el agua.
  • Prevención de lesiones: entre mayor sea la capacidad de la articulación y del músculo para ejecutar un movimiento, menor será la probabilidad de lesión del segmento corporal. Por lo menos en lo relacionado al movimiento y la flexibilidad.
  • Aporta al desarrollo de otras capacidades: en el organismo las capacidades físicas funcionan como un todo, especialmente en una disciplina como la natación. Si tu flexibilidad se encuentra en buenas condiciones, la fuerza, la resistencia y otras capacidades podrán contar con mayor capacidad al realizar cualquier movimiento.

Natación y flexibilidad deben entrenarse

Estilo braza: el secreto de su técnica

Tanto la natación como la flexibilidad deben entrenarse regularmente. Para mejorar en ambos aspectos, te aconsejamos contar con asesoramiento profesional y, sobre todo, monitoreo. No basta con una rutina bien elaborada si no la realizas de forma adecuada.

Sin embargo, la natación debe contar con un horario aparte de la flexibilidad. Lo más oportuno es desarrollar dos rutinas de entrenamiento distintas, las cuales se enfaticen de lleno en cada aspecto.

Lo anterior no significa que no debas trabajar la natación y la flexibilidad juntas, todo lo contrario. No obstante, todas las sesiones de trabajo en natación no deben ser enfatizadas en esta capacidad física, sino en cada una de ellas. No olvides asesorarte, trabajar fuerte y realizar todo lo que te indica el profesional en el área para que tu desarrollo sea óptimo.

  • Sanz Arribas, I. (2002). Natación y flexibilidad. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de La Actividad Fisica y Del Deporte.
  • Ramírez, E., & Cancela, J. M. (2002). La flexibilidad en la natación: Bases teóricas. Comunicaciones Técnicas RFEN.