Natación para adultos mayores

2 noviembre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
La natación en los adultos mayores puede ofrecer una gran variedad de beneficios. Ponla en práctica y procura mantener una vida activa.

La natación es uno de los deportes más recomendados por propios y extraños, no solo como una práctica deportiva sino como una actividad recreativa, terapéutica o de aprovechamiento del tiempo libre. Incluso, es una de las alternativas más apropiadas para que los adultos mayores realicen.

No importa cuál sea el adjetivo –persona mayor, adulto mayor, persona de la tercera edad-; si te encuentras cercano a los 60 años de edad o eres mayor, te aconsejamos que la natación haga parte de tu día a día.

Esta práctica deportiva puede ofrecerte beneficios desde edades tempranas; además de acompañarte durante todas las etapas de tu vida, también se aconseja que esté presente en la adultez mayor.

Natación para adultos mayores

Natación para adultos mayores

A partir de los 60 años de edad en adelante, los seres humanos entran en la última etapa del envejecimiento. En esta, el organismo es el resultado de todo lo que has realizado a lo largo de los años; en pocas palabras, es el tiempo de recoger todo lo que has cosechado.

Allí, el organismo a nivel físico y fisiológico es el vivo reflejo de tus hábitos en todos los aspectos. Sin embargo, esto no significa que te encuentra en una edad en la cual te debes descuidar, todo lo contrario. Nunca es tarde para comenzar a cuidarse o continuar con prácticas saludables. En ese orden de ideas, la natación puede ofrecerte diversos beneficios y la puedes realizar sin ningún problema.

Beneficios de la natación en adultos mayores

Realizar esta práctica deportiva con regularidad puede ofrecerte muchas ventajas, esto sin importar en qué etapa de tu vida te encuentras. Si eres un adulto mayor, puedes disfrutar de los siguientes beneficios.

Prevendría la osteoporosis

La osteorporosis es una enfermedad ligada al sistema esquelético en la cual los huesos se vuelven más porosos, aumentando su fragilidad y la probabilidad de sufrir algún problema mayor como una fractura.

A pesar de ello, la práctica regular de actividad física por medio de la natación puede ayudarte a prevenir esta enfermedad. En caso de padecerla, te da una mano para que su impacto no sea tan significativo.

Esto ocurre gracias al fortalecimiento óseo y muscular obtenido por los desplazamientos dentro de la piscina. Cabe destacar que para obtener este beneficio se requiere de constancia en la práctica.

Fortalecería el sistema cardiorrespiratorio

Al hacer actividad física dentro de la piscina, los ritmos cardiaco y pulmonar aumentarían según la intensidad. En adultos mayores, debe manejarse una intensidad moderada con el fin de evitar cualquier inconveniente. No obstante, la intensidad que tú manejes dentro del agua depende de las indicaciones y recomendaciones de tu médico.

Por otra parte, la presión del agua también ejerce un poco de fuerza en las paredes del corazón y los pulmones. Con el paso del tiempo, debido a dicha presión, los músculos de estas zonas ganan resistencia y se fortalecen de buena manera.

Natación para adultos mayores

Estimularía la circulación sanguínea

De la misma manera que ocurre con el corazón, la natación estimularía el sistema circulatorio en general. La actividad física dentro del agua mejoraría la circulación sanguínea y ayudaría a limpiar las arterias.

Incluso, si sufres de hipertensión o problemas vasculares relacionados con la grasa, esta práctica deportiva podría disminuir los efectos negativos en tu organismo. Esto gracias a la posición horizontal del cuerpo, los movimientos constantes y la presión del agua.

Disminuiría el impacto articular

Uno de los padecimientos que más sufren los adultos mayores se relaciona con las articulaciones. Diversas patologías hacen mella debido a la edad y otros problemas.

Sin embargo, dentro de la superficie acuática el impacto articular disminuye de manera considerable, razón por la cual deberías practicar este deporte. Gracias a este beneficio, problemas como el desgaste articular pueden tener un efecto tardío en tu cuerpo.

Adultos mayores, entre la natación y los controles

La natación te ofrece un sinfín de posibilidades siendo un adulto mayor; a pesar de ello, debes mantener en constante control médico con el fin de prevenir algún problema o detectar la aparición de cualquier padecimiento.

Tu médico de cabecera tiene la última palabra con respecto a tus visitas a la piscina. Además, la natación también puede ser parte de tu proceso de rehabilitación si la utilizas como método terapéutico, pero esto también depende de tus controles periódicos.

  • Martínez de Haro, V. (2019). Beneficios de la Actividad Física. Universidad Autónoma de Madrid.
  • Anthony, P., Morales, R., Santiago, E., González, G., Arturo, E., Obando, A., Luis, I., Casa, E. N., Raquel, E., Mejía, B., Mario, I., Vaca, R., & Ii, G. (2017). Beneficios de la natación en el asma Benefits of swimming in asthma. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas.
  • Barrios Duarte, R., Borges Mojaiber, R., & Cardoso Pérez, L. del C. (2003). Beneficios percibidos por adultos mayores incorporados al ejercicio. Rev. Cuba. Med. Gen. Integr.