¿Nadar es un buen método para adelgazar?

17 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
Si quieres bajar un par de kilos, puede que nadar sea una de las soluciones. Además de ser un ejercicio aeróbico, compromete a muchos músculos del cuerpo.

Los beneficios de la natación han sido largamente comprobados y difundidos. Sin embargo, ¿es posible valernos de esta disciplina deportiva si buscamos un método para adelgazar? A continuación, te contamos la relación entre la pérdida de peso, la quema de grasas y la natación.

Cuando los kilos se acumulan, y muchas veces también por cuestiones estéticas, las personas suelen buscar ejercicios que los ayuden en su misión de ganar a la báscula. ¿Qué nos puede ofrecer un deporte como la natación si tenemos este propósito?

La natación como método para adelgazar

Por diversos motivos, este deporte aparece como una excelente alternativa si de bajar de peso se trata. En la siguiente enumeración, trataremos algunos de estos fundamentos:

Propicia la quema de calorías

Al nadar, el individuo realiza movimientos y ejerce una fuerza constante en la que interviene un gran número de grupos musculares; esto incluye tanto a los principales de todo el cuerpo, como las piernas, el abdomen y la espalda, como a otros menores.

Como consecuencia, aumenta el gasto calórico y se acelera el metabolismo. Esto quiere decir que, para obtener energía, el cuerpo recurre a las reservas de grasa y, por ende, nos ayuda a adelgazar.

Es un trabajo aeróbico

Dado que incrementa la frecuencia cardíaca, la natación es considerada un ejercicio aeróbico de los más importantes. En este sentido, demanda un esfuerzo casi permanente por parte del deportista para mantenerse a flote y avanzar en el agua.

Asimismo, tiene una influencia directa sobre la reducción del colesterol y la glucosa. Por lo tanto, podemos observar que casi todo el cuerpo se beneficia al realizar esta actividad, incluso nuestra mente.

Este punto está muy ligado con el anterior. Debido al amplio consumo energético que demanda nadar, el cuerpo recurre a otras fuentes de energía además de las tradicionales. De este modo, las grasas se eliminan para dar respuesta a los esfuerzos físicos a los que lo sometemos.

Los nadadores principiantes deben asegurarse de escoger indumentaria cómoda.

Trabaja el abdomen y las piernas

Estas son dos partes del cuerpo donde la grasa suele acumularse y, para desgracia de muchos, en las que es difícil de eliminar. La natación requiere estabilidad corporal y el acompañamiento de las piernas mediante el batido (que a veces es esencial), por lo que estos grupos musculares se ponen a trabajar.

Así, estos trabajos localizados, que a su vez se combinan con el esfuerzo de las extremidades superiores, ayudan al individuo a quemar las grasas y a tonificar estas partes del cuerpo.

No obstante, merece la pena aclarar que la natación no es el ejercicio ideal para ganar masa muscular. El motivo es que, al ofrecer una resistencia limitada, el agua no es un estímulo lo suficientemente exigente como para producir la ruptura de las fibras musculares que hacen crecer el músculo. Si este es el objetivo después de adelgazar, es recomendable hacer también ejercicios de gimnasio.

Se puede combinar con otros ejercicios como método para adelgazar

Para potenciar los resultados de la natación, es posible realizar también otros ejercicios físicos. Como dijimos antes, es sumamente positivo hacer un entrenamiento de fuerza muscular que complemente las horas en la piscina, las cuales brindan al cuerpo resistencia, agilidad y flexibilidad.

No obstante, si buscamos mayor variedad de trabajos aeróbicos, perfectamente podemos caminar, correr, hacer bicicleta o ejercitarnos en la elíptica los días que no nademos. Eso sí: regula la duración de las sesiones y las exigencias para no caer en los riesgos del sobreentrenamiento.

Otros beneficios de la natación como deporte

Además de ser un buen método para adelgazar, la natación presenta otras virtudes. Una de las principales es que, a diferencia de otros trabajos aeróbicos como correr, caminar o bailar, no hay ningún impacto que afecte las articulaciones. Se trata de un detalle muy importante para personas con sobrepeso.

La técnica del estilo espalda demanda práctica y constancia.

Asimismo, al realizarse en un medio diferente, ayuda a la persona a desconectar de sus preocupaciones y genera una mayor motivación. A la larga, estas sensaciones positivas se traducen en mayor constancia y mejores resultados.

Finalmente, no podemos olvidar que, como recomienda la Organización Mundial de la Salud, este programa de entrenamiento debe complementarse con una dieta adecuada. Por ejemplo, los carbohidratos como aporte de energía son una buena medida antes de realizar sesiones intensas.

En definitiva, no caben dudas de que se trata de un ejercicio muy bueno para moldear el cuerpo y relajar la mente. Como método para adelgazar también es muy efectivo, ¡se trata de un deporte con todas las letras!

  • Prieto Saborit, J. y Nistal Hernández, P. (2005). La actividad acuática: una alternativa de salud contra los hábitos insanos de los adolescentes. II Congreso internacional de actividades acuáticas.
  • Redacción BBC Mundo. ¿Es la natación el ejercicio más completo? Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141117_deportes_natacion_mejor_ejercicio_calorias_jmp
  • Natación quemagrasas: pierde peso en la piscina. Ayuntamiento de Alcañiz. https://www.alcaniz.es/attachments/article/498/perder%20peso%20en%20la%20piscina.pdf
  • Norman MacMillan K. Ejercicio y quema de grasa: ¿comer o no antes de entrenar? Escuela de Educación Física, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Chile. https://scielo.conicyt.cl/pdf/rchnut/v36n1/art08.pdf
  • Grubbs, L. M. (2016). A Comparison of Fat Utilization during Exercise: Walking and Swimming. Women in Sport and Physical Activity Journal, 4(2), 45–57. https://doi.org/10.1123/wspaj.4.2.45