La negociación en la resolución de conflictos

18 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
La negociación puede utilizarse para solventar los conflictos de forma positiva. A continuación te explicamos cómo poner en práctica este método de resolución de problemas.

Las relaciones sociales, ya sean de amistad, laborales, familiares o amorosas, implican frecuentemente algún tipo de conflicto. Por ello, es necesario saber cómo afrontar estos problemas de una forma sana. Una manera eficaz es aplicar la negociación en la resolución de conflictos.

Los conflictos no tienen que ser considerados siempre como algo negativo, ya que muchas veces simplemente implican un desacuerdo entre diversas opiniones e ideas. Resolverlos correctamente y sin llegar a faltarse al respeto es enriquecedor para el desarrollo personal.

La difícil tarea de gestionar conflictos

Gestionar un conflicto puede ser una tarea difícil y tediosa. Normalmente, cada persona tiende a intentar defender sus propios intereses e ideas, y a que estas se lleven a cabo.

Esto se da con mayor frecuencia durante la infancia y en la adolescencia, pues la inmadurez y el egocentrismo característicos de estas etapas de la vida favorecen el deseo de querer que los problemas se resuelvan a la manera de uno.

Sin embargo, los adultos sí deberían tener adquirida la habilidad de buscar un consenso, algo básico para adaptarse de forma positiva a la sociedad y convivir en armonía.

Pareja discutiendo en casa.

Por ello, hay que aprender a dejar a un lado la intransigencia y buscar la satisfacción mutua ante la resolución de un problema. Con ello, se consigue:

  • Respetar los intereses de ambas partes.
  • Desarrollar la empatía y la comprensión.
  • Cuidar y proteger las relaciones sociales.
  • Afianzar y mejorar el autoconcepto.

No es posible mantener la paz usando la fuerza; solo puede lograrse mediante la comprensión

–Albert Einstein–

La negociación en la resolución de conflictos

La negociación es una estrategia que se debe utilizar para resolver conflictos de forma positiva. Así, se puede definir como la relación que establecen dos o más personas cuando se ven en la situación de tratar un asunto problemático con la finalidad de acercar posiciones y llegar a un acuerdo beneficioso para todos.

De manera que, solucionar un problema mediante la negociación, implica:

  • Colaboración.
  • Conciliación.
  • Compromiso con el acuerdo.

Negociar es un proceso de interacción comunicativa en el que dos o más partes intentan resolver un conflicto de intereses, utilizando el diálogo y la discusión, descartando la violencia como método de actuación y avanzando hacia un acercamiento gradual mediante concesiones mutuas

–Morley y Stephenson–

Pasos para llevar a cabo la negociación

Para llevar a cabo la negociación en la resolución de conflictos, hay que seguir cuatro pasos muy concretos:

  1. Identificar el problema: consiste en definir cuál es exactamente la situación conflictiva.
  2. Recoger toda la información: cada parte debe exponer sus ideas y opiniones utilizando un estilo de comunicación asertivo.
  3. Proponer soluciones al conflicto: entre ambas partes se deben encontrar alternativas aceptables, factibles y satisfactorias para todos.
  4. Negociar y llegar a un acuerdo: escoger una de las alternativas para solucionar el problema.
Pareja hablando y llegando a un acuerdo.

Por tanto, negociar consiste en exponer las ideas propias y escuchar de forma activa las de los demás, llegando a un consenso entre todas las partes.

No obstante, muchas veces, hay que aprender a ceder en una discusión, ya que en las negociaciones no siempre ganan todos. De hecho, como resultado final pueden darse las siguientes opciones:

  • Ambas partes ganan y quedan satisfechas, compartiendo el beneficio.
  • Una parte gana y la otra pierde, por lo que uno consigue el máximo beneficio a costa del otro.
  • Ambas partes pierden y ninguna queda completamente satisfecha.

En definitiva, negociar es básicamente dialogar, conversar y abrir un debate hasta llegar a la resolución de la situación conflictiva. Es decir, no se trata de decidir quién tiene razón, sino de centrarse en buscar la mejor solución de forma objetiva.

Evidentemente, hay muchas otras formas de resolver un conflicto, pero la negociación es una estrategia muy útil y eficaz. Así que la próxima vez que tengas un problema, ¡intenta negociar!

  • Granados-Moreno, A. y Irízar-Muñoz, I. (2014). Negociación: Formación en Competencias. Murcia: Escuela de Administración Pública de la Región de Murcia.
  • Fernández-Ríos, M. (2015). Algunas contribuciones de la Psicología Social a la eficacia de la mediación: creando entornos pro-acuerdo. In Arbitraje, mediación y comisiones paritarias en la solución del conflicto de trabajo: I Congreso Universitario sobre Solución Autónoma de Conflictos Laborales (pp. 113-154).