La importancia de la lectura a primera vista en la guitarra

20 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el profesor de guitarra Miguel Martínez
¿Te cuesta mucho preparar nuevos temas? ¿Necesitas estudiar mucho para poder tocar con los amigos? En este artículo te mostramos las claves de una buena lectura a primera vista.

Cuando hablamos de ‘lectura a primera vista’, generalmente nos viene a la mente la imagen de las partituras. Es un concepto que la mayoría de los músicos tiene asociado a la música escrita en pentagramas, pero en realidad va mucho más allá. A esta técnica se la conoce también con el término repentización.

Esta es una palabra que está un poco en desuso, pero refleja un poco mejor la finalidad de esta práctica, que no es otra que tocar algo que no hemos tocado nunca echándole apenas un vistazo previo. Pero ese material que tenemos que tratar de tocar lo mejor posible y a la primera puede ser una partitura, una secuencia de acordes o una tablatura.

Es una técnica que proporciona grandes beneficios al intérprete, por lo que la importancia de la lectura a primera vista con la guitarra está más que probada.

¿Qué es la lectura a primera vista?

Leer a primera vista consiste en tocar algo que no hemos tocando nunca y que no conocemos con solo observarlo unos minutos. Así explicado puede parecer la premisa de una especie de concurso o el último reto viral entre los guitarristas, pero nada más lejos de la realidad.

De hecho, es una habilidad que los guitarristas han de trabajar durante su formación. Por ejemplo, uno de los exámenes que han de superar los aspirantes a conservatorios es el de tocar una pieza o fragmento a primera vista.

¿Por qué es tan importante?

Guitarrista tocando

A diferencia de lo que se pueda pensar, leer bien a primera vista no es una habilidad aislada o al margen de otras que el guitarrista pueda desarrollar, sino que es complementaria. Son muchos los beneficios que nos proporciona, y de ahí que sea tan importante. Algunos de los aspectos en los que nos ayuda como guitarristas son:

  • Adquirir un amplio repertorio rápida y fácilmente. Si tenemos una buena lectura nos costará mucho menos trabajo y tiempo estudiar diferentes piezas para nuestros conciertos, recitales o actuaciones. La mayoría de los guitarristas profesionales que trabajan para estudios de grabación se caracterizan por tener una lectura fluida.
  • Tocar con mayor seguridad. A través de la lectura a primera vista se adquiere un gran dominio del mástil de la guitarra. De esta manera seremos mucho más conscientes de lo que hacemos y, en el caso de equivocarnos, saldremos con mayor facilidad del atolladero.
  • Improvisar. Otro de los beneficios derivados de tener un mayor dominio del mástil es una mayor facilidad a la hora de improvisar. Adquirir una buena lectura a primera vista nos ayudará a tocar escalas, acordes y arpegios de forma improvisada.

¿Cómo se trabaja la primera vista?

Partitura musical

La lectura a primera vista requiere de una gran constancia, por lo que la mejor manera de trabajarla es dedicándole unos minutos en nuestras sesiones de práctica diarias. La dificultad de las piezas que utilicemos para practicar la primera vista debe ser moderadamente inferior al nivel de las piezas que seamos capaces de tocar. Pensad que hay que tocarlo más o menos bien a la primera y sin estudiarlo.

La mecánica es sencilla: después de observar la partitura, estructura armónica, etc. durante unos minutos, debemos tratar de tocarla del tirón, sin pararnos, como si estuviéramos en una actuación. Cuando decimos ‘observar’ es literalmente eso, estudiar la pieza con la vista pero sin utilizar el instrumento en absoluto. Para que surta el efecto deseado debemos respetar las siguientes pautas:

  • No estudiar la pieza. No se trata de estudiarla y luego leerla a primera vista unos días después. Lo ideal es que sea algo que no hemos tocado nunca.
  • Utilizar piezas más bien breves. Se trata de que sea algo fluido, si elegimos piezas muy largas necesitaremos más tiempo para prepararlas y será menos efectivo.
  • No hacer repeticiones sucesivas de la misma pieza si no nos ha salido bien. Como mucho, podemos repetirla una vez, después de eso pasaremos a la siguiente y así sucesivamente.
  • Al no disponer de mucho tiempo para prepararla hay que acostumbrarse a localizar rápidamente los puntos o pasajes conflictivos y tratar de buscar una solución de mentalmente.

Al principio os puede parecer que es una pérdida de tiempo, pero si perseveráis veréis que los beneficios que aporta esta técnica compensan con creces el esfuerzo empleado.

  • Kember, J. Guitar sight-reading 1 & 2. Schott Music ltd. Londres.