Hábitos de las personas creativas que cambiarán tu vida

Valeria Sabater · 25 abril, 2019
Los hábitos de las personas creativas nos demuestran que no debemos temer las críticas ajenas ni aún menos los desafíos.

Vivir de manera creativa es una elección. Algo así implica, entre otras cosas, ser fieles a nuestras propias metas sin tener en cuenta críticas ajenas. Significa también asumir un enfoque, a instantes rebelde y desafiante, que se encontrará en más de una ocasión con abundantes muros. Ahora bien, si asumimos los hábitos de las personas creativas, este camino será mucho más fácil.

Expertos en el tema como Mihaly Csikszentmihaly definen a este perfil como los “BIG C”, personas altamente creativas que, por sus características y hábitos, son capaces de dar al mundo ideas y creaciones innovadoras, fuera de lo común. Ahora bien, cabe señalar que aunque todos nosotros tenemos en nuestro interior ese potencial, desarrollarlo no es algo que se consiga en uno o dos días. 

Ser el nuevo Steve Jobs o alzarse con la misma fuerza creativa que Bansky no es algo que surja de la nada. Detrás de estas figuras, así como de cualquier otro exponente, hay algo más que un trabajo constante. Se alza también una actitud determinada y un genio particular que los hace únicos, casi excepcionales.

Kazimierz Dabrowski, un célebre psiquiatra suizo, dijo en su día que, a menudo, las personas desarrollamos nuestro potencial creativo después de vivir una adversidad. Las dificultades nos empujan a querer establecer cambios y mejoras. Es en esos momentos cuando más necesitamos innovar. Así, un modo de poner en marcha ese engranaje es a través de adecuados cursos de desarrollo personal como el que propone Ismael Cala.

Descubre lo que te gusta y lo que odias de la vida. Comienza a hacer más de lo que amas, menos de lo que odias

-Mihály Csíkszentmihályi-

mano con luces simbolizando a las personas creativas

Hábitos de las personas creativas que todos deberíamos aplicar en el día a día

Los hábitos de las personas creativas se vienen estudiando desde hace más de un siglo. Autores como Edward de Bono, por ejemplo, fueron los primeros en explorar sus costumbres, hábitos y enfoques mentales. Veamos, por tanto, algunas de esas estrategias que todos deberíamos poner en práctica desde hoy mismo.

Aplica la inspiración de un artista

A menudo pensamos que los artistas obtienen sus ideas de la nada. Es más, podemos llegar a opinar que muchas de las cosas que crean, aportan o producen son únicas. Sin embargo, hay un aspecto clave que debemos comprender: los artistas se inspiran en otros artistas, ninguna creación es completamente original. 

Uno de los hábitos de las personas creativas es obtener inspiración. Y algo así se consigue leyendo, aprendiendo de los demás, descubriendo trabajos de otros artistas y creadores, asistiendo a cursos, formándose, viajando, explorando, hablando con personas, etc.

Sé un explorador. ¡Experimenta cosas nuevas!

Experimentar es abrir la mente, es permitir rebasar nuestros límites e ir más allá de nuestra zona de confort. Las personas creativas son hombres y mujeres eternamente curiosos, dispuestos a no quedarse con lo establecido y a obtener nuevos enfoques cada día.

Ser exploradores de nuevas experiencias nos dotará casi al instante de novedosas y revolucionarias ideas.

ejemplo de personas altamente creativas

Encajar no es importante, las críticas no limitan

Jessica Olien es una conocida escritora e ilustradora infantil. Algo que recomienda a las personas que buscan potenciar su creatividad es que deben asumir que muchas de sus ideas y enfoques no serán comprendidos.

Así, entre los hábitos de las personas creativas está el no dejarse influir por los comentarios ajenos. Está también asumir que en el día a día van a encontrar muchos muros, alambradas y dificultades. La clave está en no rendirse, en seguir confiando en la propia pasión, en la intuición y en esas ideas que cada día crecen en nuestra mente y a las que debemos dar forma y canales de expresión.

Desarrollar un ritual

La inspiración no lo es todo. No basta solo con dejar que las ideas vengan a nosotros trayendo con ellas un universo de posibilidades. La inspiración debe traducirse en un ritual para que se productiva.

La creatividad es, por encima de todo, un proceso, y debemos entender cómo funciona. Pongamos, por tanto, un sencillo ejemplo de ritual que puede formar parte de los hábitos de las personas creativas:

  • Levantarse temprano.
  • Salir a correr o caminar.
  • Darse un baño relajante.
  • Coger papel y lápiz y volcar todas las ideas que hayamos tenido.
  • Hacer un esquema con ellas y desechar lo que no es útil.
  • Ponernos a trabajar.
hombre en interior bombilla simbolizando al perfil de la persona creativa

Cabe señalar que cada uno de nosotros debemos llevar a cabo los rituales que más se ajusten a nuestras características y necesidades particulares. Se trata solo de establecer un guion, unos pasos cotidianos que sirvan como recorrido para que afloren las ideas y hacer que estas se conviertan en realidad.

Para concluir, todos nosotros podemos desarrollar ese potencial altamente creativo que reside en nuestro interior. Seguir estos hábitos y descubrir cursos tan útiles como el de desarrollo personal de Ismael Cala son recursos excepcionales para alcanzar nuevas y mejores metas. No dudes en convertirte en un “BIG C”.

  •  Csikszentmihalyi, Mihaly (1998) Creatividad: El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Paidós
  • Csikszentmihalyi, M. (1996). Creativity. New York: Harper Collins. p. 363
  • Dabrowski, K. (1967). Personality shaping through positive disintegration. Boston: Little, Brown. p. 129