Los estilos de comunicación. ¿Cuál es el tuyo?

7 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Los estilos básicos de la comunicación son el agresivo, el pasivo y el asertivo. Este último es el que se debe adoptar para mantener conversaciones productivas.

Tu forma de comunicarte influye en la calidad de las relaciones sociales que estableces. Por ello, es importante conocer los estilos de comunicación más comunes y saber identificar cuál es el que utilizas con más frecuencia.

Lo ideal es expresar los propios pensamientos, las opiniones y las ideas respetando los derechos propios y los de los demás. Pero, para llevar esto a la práctica, se requiere cierta paciencia, empatía, madurez y autocontrol.

La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas.
-Anthony Robbins-

Los tres estilos de comunicación

El estilo de comunicación hace referencia al modo o a la postura que se adopta al establecer un diálogo con otras personas. Es un aspecto que depende de diferentes factores, entre ellos, los siguientes:

Así, los tres estilos básicos de comunicación son el agresivo, el pasivo y el asertivo. A continuación, te explicamos en qué consiste cada cada uno de ellos.

1. Estilo agresivo

Personas hablando en un estilo de comunicación agresivo

El estilo de comunicación agresivo se caracteriza por no tener en cuenta los sentimientos y los derechos de los demás, imponiendo las propias ideas y opiniones por encima de todo.

De esta manera, es posible que con esta actitud se pueden lograr ciertos objetivos, pero se daña a las personas con las que se mantiene una conversación. Algunos comportamientos propios de este estilo de comunicación son, entre otros, estos:

  • Postura recta y rígida.
  • Hombros hacia atrás.
  • Mirada fija.
  • Escaso respeto por el espacio personal.
  • Volumen de voz elevado.
  • Gestos exagerados y amenazadores.

No grites, no ofendas, no juzgues, no humilles. Se noble, íntegro, sincero. Los gritos son señal de debilidad. La humillación es señal de pobreza interior. La calumnia es señal de envidia. La agresividad es señal de inseguridad. El verdadero liderazgo se logra cuando se es íntegro, humilde, sincero, equitativo, leal y ético.

-Anónimo-

2. Estilo pasivo

El estilo pasivo se caracteriza por respetar los derechos de los demás y negar los derechos de uno mismo. Es decir, se cede ante el interlocutor, sin llegar a expresar las propias ideas y preferencias.

Así, las personas que asumen esta forma de comunicación, nunca logran los objetivos que se proponen y sienten que pierden el control de sus vidas. Las señales para identificar un comportamiento pasivo en una conversación, son:

  • Postura cerrada y cuerpo hundido. 
  • Volumen de voz suave.
  • Ausencia de contacto visual. 
  • Distancia amplia y nulo contacto físico.
  • Movimientos nerviosos e inquietos de manos y pies.
  • Escasa gestualización.

Cuando dices “sí” a otras personas, asegúrate de que no te estás diciendo “no” a ti mismo.

-Paulo Coelho-

3. Estilo asertivo

Conversación asertiva

El estilo de comunicación asertivo es el comportamiento ideal que hay que mostrar en una conversación. Consiste en establecer diálogos constructivos, respetando los derechos de uno mismo y de los demás.

De este modo se manifiestan los propios sentimientos, pensamientos y opiniones de una manera directa, firme, honesta y educada. Por tanto, se consiguen los objetivos sin necesidad de ofender o vejar a los otros. En estos casos, se pueden observar las siguientes características:

  • Expresión social franca, abierta y relajada.
  • Ausencia de tensión muscular. 
  • Contacto visual directo. 
  • Volumen de voz adecuado.
  • Movimientos corporales pausados.
  • Cabeza alta. 
  • Gestos firmes, sin resultar bruscos.
  • Espacio interpersonal adecuado. 

Ni sumisión, ni agresividad. Si el equilibrio es la “asertividad”.

-Riso Coma Walter-

La importancia de los estilos de comunicación

Ahora que conoces los tres estilos de comunicación, es importante que intentes adoptar una postura asertiva en tus relaciones sociales. Si utilizas con frecuencia el estilo agresivo, es posible que te quedes solo. Y si por el contrario, te muestras pasivo, conseguirás que te dejen de tener en cuenta. 

Por tanto, debes desarrollar tus habilidades asertivas expresando y enfatizando los propios intereses y derechos, respetando las opiniones de los demás y aprendiendo a decir no, sin excusas, justificaciones o enfados.

  • Van der Hofstadt Román, C. J. (2005). El libro de las habilidades de comunicación. Madrid: Ediciones Díaz de Santos.