El secreto del cambio: estrategias para alcanzar la excelencia

Valeria Sabater · 11 abril, 2019
El secreto del cambio está en aprender a sortear las barreras del miedo, en ir más allá de nuestra zona de confort.

El secreto del cambio para alcanzar la excelencia está a nuestro alcance. Dentro del ámbito del desarrollo personal, poner en práctica adecuadas estrategias para favorecer un cambio es sinónimo de éxito. Porque al igual que ocurre en la naturaleza, solo quien es capaz de generar avances consigue no solo sobrevivir, sino también evolucionar.

Expertos en este campo como el psicólogo James O. Prochaska nos señala que, por lo general, las personas tememos los cambios. Intuimos en ellos algo traumático, algo que rompe nuestra singular homeostasis. Sin embargo, si lo hacemos de manera adecuada, si desvelamos ese secreto que caracteriza esta dimensión, ese avance será menos doloroso. Además, disfrutaremos de cada paso porque nos sentiremos competentes, seguros de nosotros mismos.

Por otro lado, un aspecto al que la mayoría aspiramos es a alcanzar la excelencia. Nos referimos a esa cumbre donde se halla el bienestar. Necesitamos conseguir esa conjunción entre lo que queremos y lo que logramos. Entre lo que marca nuestro potencial y aquello que logramos demostrar en el día a día. Esa cima, además, se encuentra más allá de las barreras de nuestra zona de confort.

El secreto del cambio se basa en tres pasos que debemos aprender a desarrollar. Son una serie de estrategias que nos ayudarán a sortear las fronteras del miedo para conquistar objetivos  y deseos. Asimismo, para habilitarnos en el arte del cambio y el desarrollo personal, contamos además con valiosos cursos como el que nos ofrece Ismael Cala. Crecer y avanzar está a nuestro alcance, veamos cómo lograrlo.

Conviértete en eso que estás pensando

–Ismael Cala–

chico en trabajo poniendo en práctica el secreto del cambio

El secreto del cambio se basa en 3 cambios de pensamiento

El secreto del cambio en el campo del desarrollo personal se basa en una serie de estrategias mentales. Al fin y al cabo, las personas somos aquello que sentimos y, sobre todo, lo que pensamos. Por lo tanto, un modo de capacitarnos en ese avance con el cual lograr la excelencia se erige en una serie de variaciones en nuestro enfoque mental, esos que debemos aprender a promover lo antes posible.

Son los siguientes.

1. Soy aquello en lo que deseo convertirme

Las palabras, y en especial aquello que nos digamos a nosotros mismos, posibilitarán o dificultarán el objetivo que deseamos alcanzar. Un ejemplo: si nuestra meta es dejar de fumar, los psicólogos nos recomiendan no decir eso de “estoy dejando el tabaco”. Una alternativa efectiva es decirnos “he dejado el tabaco”.

Entre las dos frases hay una clara diferencia. La primera nos recuerda de forma permanente el propio proceso, la segunda nos convierte ya en aquello que deseamos alcanzar, ser un “no fumador”. Por tanto, dentro del área del desarrollo personal es importante asumir las siguientes ideas:

  • Sé aquello en lo que deseas convertirte, actúa como tal. 
  • Si quieres ser alguien más asertivo, resuelto y seguro de ti mismo, establece un diálogo con tu propia persona con el que convencerte de ello. Frases como “soy alguien que dice lo que piensa con respeto, soy un hombre/mujer que sabe cuidar de sí mismo y que tiene claros sus objetivos” nos ayudarán a ello. Evita los clásicos “tengo que ser” para sustituirlo por un “yo soy”.
chica segura de si misma pensando en el secreto del cambio

2. No tengo prisa, los grandes cambios llegarán en su momento, los pequeños día a día

El secreto del cambio incluye también entender los procesos del tiempo. En ocasiones, las personas queremos que nuestras metas y objetivos lleguen pronto. Sin embargo, la excelencia lleva su ritmo propio y sigue unas reglas muy concretas:

  • Debemos promover pequeños cambios en el día a día para que tarde o temprano, llegue el (gran) cambio al que aspiramos.
  • Pequeños movimientos y avances cotidianos ponen en marcha todo gran avance. De este modo, esas variaciones son menos traumáticas y aprendemos del propio proceso para alcanzar mayores metas.

3. A veces, un paso atrás me sirve para tomar mayor impulso

Nadie alcanza la excelencia sin haberse equivocado más de una vez. Nadie logra convertirse en aquello a lo que aspira sin haber tenido que dar unos pasos atrás.

  • Ahora bien, el secreto del cambio es también saber asumir errores. Es ante todo integrar en nuestro pensamiento la idea de que un paso atrás es a veces necesario para tomar mayor impulso.
  • No obstante, como bien sabemos, no siempre es fácil asumir los errores y fracasos que tamizan todo proceso de desarrollo personal y profesional. Cada piedra en el camino que encontramos simboliza sin duda una dificultad, pero algo que nunca debemos hacer es quedarnos con cada uno de esos elementos, de esas piedras. Hay que aceptarlos como tal, aprender de ellos y sortarlos.
  • Los baches son valiosos aprendizajes y, en ocasiones, hay que ponerse sobre ellos para dar un salto más alto. En cambio, aquellos que eligen quedarse eternamente atrapados en ese alto del camino, estarán vetándose valiosas oportunidades.
hombre sobre montaña pensando en el secreto del cambio

Para concluir, tal y como podemos ver, el secreto del cambio se basa en tres enfoques mentales que están a nuestro alcance. Un modo de aprender a desarrollarlos y hacerlos nuestros es darnos la oportunidad de descubrir cursos de desarrollo personal como el de Ismael Cala. 

Alcanzar la excelencia es ahora más fácil que nunca.