Efectos de la natación en el cerebro

17 agosto, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Conoce los efectos de la natación en el cerebro y anímate a practicar este maravilloso deporte.

Al momento de hablar sobre la natación, debemos hacer un recuento del sinnúmero de beneficios que trae para el organismo; a pesar de ello, los efectos físicos son los que se llevan la mayor atención. De esta manera, muchas personas dejan de lado los efectos de la natación en el cerebro.

¿Quieres saber de qué se trata? Descubre un poco más sobre este tema tan importante que puede animarte a comenzar en el mundo de la natación o, si llevas tiempo en él, conocer cosas relevantes sobre este deporte como los beneficios que aporta a tu cerebro.

¿Cómo influye la natación en el cerebro?

Natación en el cerebro

La natación es uno de los deportes más completos que existen en el mundo; esta reputación se la ha ganado con el paso del tiempo y gracias a todos los beneficios que aporta. Es por ello que se recomienda para mejorar diferentes ámbitos del ser humano, desde lo social hasta lo físico.

Sumado a lo anterior, el aspecto psicológico también se ve beneficiado por esta práctica deportiva. Sin embargo, es necesario conocer cómo influye la natación en el cerebro para comprender mucho mejor este beneficio. En ese orden de ideas, a continuación, te mostramos la influencia que tiene este deporte en el cerebro.

Reduciría la ansiedad

La natación es una práctica deportiva compuesta por diferentes tipos de ejercicios físicos que ayudan a la salud del cerebro. Según un estudio publicado en el 2006, la realización de ejercicio regularmente ayudaría a combatir la ansiedad y la depresión.

Esto se daría gracias a la irrigación sanguínea cerebral propiciada por los movimientos realizados dentro de la superficie acuática que estimularían el eje hipotálamo-hipofisario (HPA), encargado de controlar los niveles de estrés.

Mejoraría el estado de ánimo

Al momento de convertir la natación en un hábito, el estado de ánimo se vería beneficiado. Este beneficio se encontraría ligado a la reducción de estrés –ya mencionada-, además liberaría los factores neurotróficos.

Esas sustancias serían las encargadas de favorecer la supervivencia de las endorfinas; las cuales son sustancias naturales segregadas por la glándula pituitaria y el hipotálamo para hacerle frente a síntomas relativos a dolores o tristeza.

Favorecería la memoria

Uno de los principales efectos de la natación en el cerebro sería el fortalecimiento de la memoria. Dicho beneficio se obtendría gracias a la disminución del estrés conseguida por el estímulo del HPA, mermando el impacto negativo de este problema en el sistema nervioso central.

De esta manera, la natación ayudaría a la regeneración celular del hipocampo, zona del cerebro que maneja las funciones de memoria y aprendizaje.

Estimulación de la coordinación

Los beneficios de la natación en el cerebro son, en su mayoría, gracias a la irrigación sanguínea provocada por el movimiento de los diferentes segmentos corporales. Estos hacen que ambos hemisferios cerebrales entren en funcionamiento, estimulando la coordinación motora.

La irrigación sanguínea que produce este efecto en el cerebro se evidencia en una investigación realizada en el año 2014. Dicha estimulación también favorecería la ubicación con respecto al tiempo y el espacio, además de los movimientos voluntarios de todo el cuerpo.

La estimulación de la coordinación provocada por la práctica regular de la natación puede evidenciarse de mejor manera si una persona realiza este deporte desde la infancia. Tal etapa de la vida es la mejor para fortalecer los procesos cognitivos, más aún si son trabajados por un deporte como este

Influencia de la natación en el cerebro: procesos cognitivos

Imagen: Water photo created by freepik – www.freepik.com

Los efectos mencionados anteriormente pertenecen a los procesos cognitivos, unos de los más relevantes del ser humano. Todos son trabajados y mejorados por medio de la práctica regular del ejercicio físico y cualquier estilo de natación se considera una buena alternativa.

Dicha recomendación se da gracias a la combinación de beneficios físicos y psicológicos conseguidos por medio de la natación. Por lo tanto, profesionales en el área de la salud y el entrenamiento deportivo no dudan al momento de recomendarla.

Por último y con base en todos los efectos de la natación en el cerebro, te recomendamos acudir a tu médico de cabecera antes de practicar cualquier deporte o ejercicio físico. Todos los organismos son diferentes y no deberías pasar por alto las contraindicaciones o sugerencias médicas.

  • Paramio-Pérez, G. (2017). Beneficios psicológicos de la actividad física y el deporte. Revista de Educación, Motricidad e Investigación. https://doi.org/10.33776/remo.v0i7.3133
  • Arboleda Naranjo, L. H. (2003). Beneficios del Ejercicio. Hacia Promoc. Salud.
  • Prim Care Companion J Clin Psychiatry. 2006; 8(2): 106. Exercise for Mental Health. doi: 10.4088/pcc.v08n0208a
  • Am J Physiol Regul Integr Comp Physiol. 2014 May;306(9):R636-40. Cardiovascular responses to water immersion in humans: impact on cerebral perfusion. doi: 10.1152/ajpregu.00516.2013. Epub 2014 Feb 19.