Dificultades de los recorridos de piragüismo

6 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
Los recorridos de piragüismo se clasifican en niveles que van del uno al seis. Conoce los riesgos de cada uno.

¿Sabías que los diferentes recorridos de piragüismo se clasifican de acuerdo con la dificultad de su navegación? De este modo, se advierte a los palistas antes de que se introduzcan en ellos con el fin de evitar posibles accidentes graves.

Esta clasificación por niveles está a cargo de la Federación Internacional de PiragüismoICF, por sus siglas en inglés– y también de las federaciones nacionales de cada país, que se ajustan a la normativa internacional para asegurar la uniformidad de criterios.

A continuación, te planteamos un recorrido por cada uno de estos niveles de dificultad, para que los conozcas y sepas reconocer cuál es el adecuado para ti. Además, te comentamos qué disciplinas se practican en cada uno.

Niveles de dificultad de los recorridos de piragüismo

Deportista en uno de los recorridos de piragüismo más duros

En la siguiente lista, enumeraremos los distintos niveles en los que se clasifican los recorridos de piragüismo:

  • Nivel I: aguas tranquilas y sin peligros, fáciles de navegar para cualquier persona.
  • Nivel II: puede haber dificultades como rápidos u obstáculos, por lo que no se recomiendan estos cursos de agua para las embarcaciones de velocidad. Desde este nivel se hace obligatorio el uso de equipamiento de seguridad, aunque también es recomendable en el nivel I.
  • Nivel III: estos incluyen corrientes y rápidos con una dificultad moderada para el navegante.
  • Nivel IV: se trata de cursos de agua muy difíciles de navegar, pero sin riesgos para los palistas entrenados.
  • Nivel V: en este nivel, la navegación es extremadamente difícil y puede resultar peligrosa hasta para palistas entrenados.
  • Nivel VI: estas aguas son imposibles de navegar por su peligrosidad extrema. Es indispensable respetar esta prohibición para evitar accidentes trágicos. No se deben navegar los cursos de agua de nivel VI.

Modalidades de cada nivel

Desde luego, cada nivel de dificultad de los recorridos de piragüismo resulta propicio para la práctica de una de sus tantas modalidades. Por ejemplo, sería imposible realizar rafting en un recorrido de nivel I, así como tampoco es una posibilidad hacer eslalon en uno de nivel V.

Piraguas

El primer nivel resulta apropiado para las disciplinas que se practican sobre aguas tranquilas: eslalon, maratón o pruebas de velocidad, llamadas sprint. También es ideal para el piragüismo recreativo y se podría incluir el kayak polo, aunque este en realidad se disputa en piscinas.

Las modalidades en aguas tranquilas se caracterizan por no presentar obstáculos. Además, la salida de los participantes se da en línea recta. Las distancias de 500 y 1000 metros están reconocidas como olímpicas.

En tanto, los niveles II y III constituyen el inicio de las modalidades de aguas bravas: descenso y ascenso en aguas bravas, estilo libre, kayak surf, rafting y el eslalon extremo. Por supuesto, el nivel VI se excluye de esta lista ya que, como mencionamos, son cursos de agua prohibidos para la navegación.

Es importante aclarar que también existe el piragüismo recreativo en aguas de cierta dificultad, el cual generalmente se realiza bajo la guía de algún instructor o experto. El rafting, que se practica sobre balsas neumáticas y en grupo, es una de las modalidades más populares en esta categoría.

Asimismo, la modalidad competitiva de maratón es sumamente desafiante porque el palista debe afrontar el recorrido tal y como lo encuentra. Esto demanda no solo una gran resistencia, sino también la técnica suficiente como para sortear obstáculos sin perder el control de la embarcación.

Escoge bien los recorridos de piragüismo

Piraguas navegando

Así como un runner no se lanza a correr 30 kilómetros en la segunda semana de entrenamiento, tampoco es recomendable que un piragüista aspire a navegar recorridos de piragüismo más difíciles que los que sabe dominar.

Por lo tanto, el criterio y la cautela deben primar en estas decisiones. En todo caso, asegúrate de contar con la compañía de un instructor u otro palista experimentado al intentar ‘subir de nivel’ en cuanto a la dificultad.

Si bien se trata de un deporte que conlleva ciertos riesgos, lo mejor es minimizar el margen de error al máximo. ¡Disfruta de esta disciplina y proponte superarte, pero siempre con responsabilidad!

  • Real Federación Española de Piragüismo. 2009. REGLAMENTO GENERAL Y TÉCNICO DE COMPETICIONES. https://www.rfep.es/publicacion/ficheros/REGLAMENTO%20GENERAL%20Y%20TECNICO%20DE%20COMPETICIONES.pdf
  • International Canoe Federation. 2019. CANOE SLALOM COMPETITION RULES. https://www.canoeicf.com/sites/default/files/rules_canoe_slalom_2019.pdf