Descubre todo sobre los bañadores de competición

29 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
En un deporte como la natación, en el que una milésima de segundo puede marcar la diferencia entre ganar o perder, cada detalle cuenta. Por eso, los bañadores de competición son un elemento que aporta al rendimiento del deportista.

A simple vista, la natación parece un deporte que puede practicarse con muy poca equipación. Esto es así en sus niveles menos avanzados o para quienes recién se inician en esta disciplina. No obstante, los nadadores profesionales sí precisan ciertos bañadores de competición con características especiales. A continuación, los analizamos en profundidad.

Todos los deportes se han visto beneficiados por diferentes innovaciones tecnológicas. Así, de una manera u otra, las herramientas, los implementos o hasta la indumentaria que se utiliza han sufrido cambios positivos con el paso de los años.

Este es el caso, por supuesto, de la natación. Además de haber mejores gafas y gorros que hace unas décadas atrás, los profesionales y los deportistas avanzados de la actualidad tienen la posibilidad de contar con bañadores de competición específicos para sus requerimientos. ¿Conoces en qué se diferencian de los bañadores comunes?

Características de los bañadores de competición

Dada su función, este equipamiento necesariamente debe satisfacer ciertas exigencias para cumplir su cometido. Entre sus cualidades más importantes, estos deben proveer:

  • Comodidad.
  • Elasticidad.
  • Aerodinámica.
  • Rendimiento.
  • Resistencia y durabilidad (aunque este no es un problema para los nadadores profesionales, sí es conveniente para los aficionados o los nadadores no pagos).

Bañadores de competición femeninos

En la actualidad, el que más se utiliza es el bañador tipo malla enteriza. Han quedado atrás los bañadores tipo bikini, especialmente por cuestiones de comodidad para las deportistas.

Por lo general, están compuestos por materiales como poliester, poliamida, nylon, lycra y otros tejidos sintéticos similares. Se suele remarcar su durabilidad y resistencia al cloro, elemento presente en todas las piscinas.

Es importante señalar que, tanto para mujeres como para hombres, hay modelos aprobados por la Federación Internacional de Natación y otros que no. Esto puede limitar las posibilidades de elección para quienes compitan en certámenes homologados por la máxima entidad de este deporte.

La mayoría de los modelos de mujeres cuenta con la espalda descubierta y finaliza en la entrepierna; no obstante, también hay algunos con ‘botamangas’ hasta la altura de los muslos, por encima de las rodillas.

Las tiras de los hombros, en tanto, pueden variar su grosor. No obstante, el escote siempre queda por encima de la línea de los pechos, para evitar así el paso de agua que atentaría contra la aerodinámica. Asimismo, muchos modelos incluyen un forro interior, que proporciona mayor comodidad a la mujer.

Con relación a los aspectos a considerar al adquirir uno de estos trajes, se debe tener en cuenta que la compresión no solamente suma en materia de aerodinámica y comodidad, sino que también potencia el rendimiento. ¿Cómo es esto posible?

Se debe a que esta compresión favorece el flujo sanguíneo. De esta manera, la sangre atraviesa mejor las diferentes partes del cuerpo y lleva más eficientemente el oxígeno a los músculos.

Bañadores de competición masculinos

En cuanto a los modelos para hombres, también hay diferentes alternativas. Por ejemplo, están los bañadores tipo slip y también los hay con botamangas media pierna. Según el estilo del nadador, puede que los segundos se adapten mejor que los primeros; suele pasar esto con braza y mariposa.

Tal y como ocurre con los trajes de las mujeres, los avances tecnológicos permiten paliar hasta el más mínimo detalle que pueda incomodar. En el caso de los hombres, se minimizan las rozaduras en las zonas íntimas y se extrema el ajuste, para otorgar una mayor libertad de movimientos. Esto mismo aplica para los materiales, que son los mismos citados anteriormente.

Cómo elegir entre tantos bañadores de competición

Está claro que los atletas profesionales tienen a su disposición miles de productos con los cuales experimentar y escoger el que más les guste. Sin embargo, la gran mayoría de los mortales no cuenta con este privilegio. De hecho, como suelen ser algo caros, es mejor saber elegirlos para no pasar incomodidades.

Por muchas razones, la natación es el mejor deporte para transformar tu cuerpo y tu mente.

Desde luego, se deben tener en cuenta aspectos básicos de la persona, como el sexo, la talla, la contextura física y las preferencias al momento de nadar. Además, debemos procurar buscar un bañador que quede ajustado, pero que permite los movimientos con soltura y sin una presión excesiva. Lo importante en este sentido es que no se formen arrugas.

El material también es importante, pero como dijimos antes, hoy en día casi todas las opciones apuntan a unos pocos y bastante similares entre sí. Sobre la forma, estará en el gusto y en la comodidad de cada deportista escoger el que mejor le siente.

Para las mujeres, ya sea que escojan los bañadores enterizos o los bikini, suele recomendarse que las tiras del hombro sean finas. Las anchas pueden estorbar al entrenar, además de dejar marcas en la piel.

Finalmente, además de todos los aspectos citados, también vale remarcar que las marcas líderes en el mercado se esfuerzan para crear diseños cada vez más cómodos y resistentes. Por ese motivo, los métodos de fabricación de los bañadores de competición en la actualidad los hacen cada vez más eficientes y duraderos.