Cómo lidiar con la incertidumbre

2 julio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
La incertidumbre es uno de los grandes miedos del ser humano. ¿Cómo hacer frente a ese temor por la falta de seguridad y control sobre la vida? ¡Descúbrelo!

Muchas veces consideramos la incertidumbre como el peor de todos los males. El hecho de no saber con certeza lo que va a pasar nos descoloca, nos rompe todos los esquemas, nos hace sentirnos incómodos e, incluso, nos paraliza. Pero ¿realmente la incertidumbre es tan negativa?, ¿cómo podemos lidiar con ella? Vamos a reflexionar sobre estas cuestiones.

La incertidumbre se puede definir como la falta de seguridad, un estado de conocimiento limitado donde es imposible describir exactamente el estado existente, un resultado futuro o más de un resultado posible.

Dicho sentimiento aparece cuando somos incapaces de controlar una situación y no podemos anticipar nuestras acciones. Esto nos puede ocurrir en el ámbito personal, laboral, social, etc. ¡La incertidumbre es el miedo a qué pasará!

El miedo a qué pasará

Joven que no hace por estudiar ni trabajar

Actualmente, vivimos en tiempos de continuo cambio, en los que nada es completamente estable. Por ello, debemos estar preparados para lidiar con la incertidumbre. Una sensación que, aunque al principio no lo parezca, puede ser nuestra aliada y nuestra fuente de motivación para hacer o probar cosas nuevas, para vivir la vida con intensidad y plenitud.

¿Te imaginar vivir toda una vida sin experimentar la incertidumbre? Esto querría decir que todo es predecible, monótono y aburrido.

La comodidad nos gusta, nos hace sentirnos seguros. No obstante, hay que saber romper con la rutina, salir de la zona de confort y adaptarse a nuevas situaciones, aunque en un primer momento esto nos genere preocupación, estrés o ansiedad.

La incertidumbre es algo que siempre va a estar ahí, así que es mejor que aprendamos a vivir con ella. ¿Cómo hacerlo? A continuación, vamos a conocer algunos consejos que pueden ser de utilidad.

“La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar”.

-Mario Vargas Llosa-

Cómo lidiar con la incertidumbre

Grupo mostrando empatía

Para lidiar con la incertidumbre y aprender a gestionar todas las emociones que esto conlleva, lo primero que hay que hacer es pararse a pensar y analizar con tranquilidad la situación que nos provoca inseguridad y miedo:

  • ¿Es una situación que podemos controlar?
  • ¿Podemos hacer algo para solucionarla?

Seguramente la respuesta a estas cuestiones sea “no”, ya que la incertidumbre suele aparecer ante situaciones que no dependen de nosotros mismos.

Una vez que hemos conseguido evitar el sentimiento de culpabilidad, es el momento de hacer frente a nuestros pensamientos, miedos y preocupaciones con respecto a la situación futura incierta.

Para ello, una técnica muy eficaz es adoptar otra punto de vista que nos permita ver la situación con perspectiva y con mayor claridad. Podemos hablarlo con algún amigo o familiar de confianza, incluso con un profesional de la materia. Así, lograremos abrir la mente y plantearnos las cosas de otra manera.

Seguramente esa situación que tanto nos preocupaba no es tan mala como parecía en un principio. De hecho, en la mayoría de los casos, siempre hay algo positivo que podemos extraer.

Vivir el presente para hacer frente a la incertidumbre

Mujer feliz por sentirse realizada

Por último, uno de los mejores consejos para lidiar con la incertidumbre es vivir el presente, el aquí y el ahora, centrando nuestras energías y nuestro tiempo en disfrutar de todo aquello que tenemos.

En este sentido, debemos tener en cuenta que las situaciones que nos causan incertidumbre pueden ocurrir o no, pero hay algo seguro, aquello que estamos viviendo en un momento concreto está sucediendo de verdad.

El futuro llegará y si hemos aprovechado el presente, estaremos preparados para afrontar todo lo que nos espera en los próximos años.

“La vida es tan incierta que la felicidad debe aprovecharse en el momento en que se presenta”.

-Alejandro Dumas-