Cómo elegir tus sombras según tu color de ojos

19 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la blogger de moda y belleza Azucena Fernández
Tener el cuenta el color de nuestros ojos a la hora de decantarnos por una sombra u otra es fundamental, vamos a ver cómo hacerlo.

A la hora de elegir la sombra de ojos, es importante tener en cuenta varios factores, entre ellos saber cuál es el tono que más resalta nuestra mirada. Al elegir las sombras según tu color de ojos estarás acertando, y si además tienes en cuenta el tono de la piel y del pelo, lo tendrás todo hecho.

Debido a la gran multitud de tonos disponibles en el mercado, es importante saber qué color complementa mejor tus ojos, tu estilo y tu look para el día a día. Si usas el tono de sombras equivocado, puedes estar ocultando la belleza natural de tus ojos e incluso contradiciendo tu estilo personal.

A continuación, vamos a ver cómo elegir la sombra de ojos perfecta para un buen maquillaje de ojos según su color.

Opciones para elegir las sombras según tu color de ojos

Tenemos dos opciones básicas a la hora de elegir las sombras teniendo en cuenta el color de ojos. La primera opción consiste en optar por colores que estén en la misma gama cromática que nuestros ojos. En este caso obtendremos un resultado sobrio y elegante.

La segunda opción se basa en elegir tonalidades complementarias. Con esta elección se enfatiza el color del ojo y se realza su forma. Además, de esta manera es posible lograr mucha más profundidad.

Sombras según tu color de ojos

Si tus ojos son marrones…

A los ojos marrones les sientan bien las sombras de su misma escala cromática, aunque estas no resalten el color del iris. Es importante recordar que a unos ojos marrón muy oscuro no le quedan bien los tonos azules. Intenta evitarlos y opta por otros complementarios como dorados tierra, bronce, naranjas o color albaricoque.

Ojos marrones claros.

Si tus ojos marrones tienen ciertos destellos o matices verdes y quieres que resalten, escoge sombras azules y púpuras, en ambos casos oscuras. El tono bronce también destacará ese tono verdoso del marrón.

Los ojos negros son, en realidad, ojos de color marrón muy oscuro. Si es tu caso, las mejores opciones son las sombras color café evitando siempre tonos marrones con mucho pigmento, negras y grises oscuras. Si te apetece que resalten tus os ojos marrones casi negros, puedes hacerlo con tonos cobalto, azules y platas.

Evita las sombras azules y los verdes muy claros: no favorecen a los ojos marrones

Si tus ojos son de color verde…

Si tienes los ojos verdes, las tonalidades que mejor sientan y resultan más naturales son aquellas a juego con el color del iris. Esto incluye toda la gama de verdes, y si tienen un subtono marrón, quedarán incluso mejor.

Ojos verdes con sombras verdes.

Si buscas resaltar el verde tus ojos, piensa en tonos púrpuras oscuros. Esto incluye las variaciones en tonos ciruela, vino o burdeos. Si el verde es claro, elige sombras oscuras en estas gamas, y si los ojos son verde oscuro, elige estos tonos en pastel. Los malvas, violetas y lilas también resultan muy favorecedores y sutiles.

Si tus ojos son azules o grises…

Si tienes los ojos azules (con tonos grisáceos incluidos) y quieres resaltarlos, escoge colores como marrón, beige o incluso bronce. Los reflejos deberían ser corales, anaranjados, burdeos y rosados.

Ojos azules sombras azules.

Si tienes los ojos azules, pero buscas un efecto más natural en el acabado, lo que necesitas es lo que los profesionales denominan tono sobre tono. Explora las diferentes gamas de matices de tu ojo que encuentres en el mercado y elige la que más te guste y creas que te sienta mejor. Hablamos de colores como los siguientes:

  • Turquesas
  • Celestes
  • Aguamarinas

Evita los tonos verdes si tus ojos son azules: no favorecen en absoluto

Muchas veces encontramos una sombra que nos encanta, que nos sienta bien y pensamos en quedarnos exclusivamente con ella. Pero es fundamental recordar que, teniendo en cuenta nuestro color de ojos, podemos investigar y encontrar nuevas sombras que nos queden bien capaces de intensificar o endulzar nuestra mirada.