Cómo elegir la base de maquillaje perfecta

29 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
Realizar una correcta elección al aplicar la base de maquillaje es fundamental para alcanzar el mejor resultado final posible. ¿Qué debemos tener en cuenta al hacerlo?

Aunque a menudo parezca que tenemos muchas alternativas, elegir la base de maquillaje perfecta implica una buena observación por parte del maquillador. En este capítulo, Lewis Amarante te revelará sus trucos para dar justo en la tecla con cada una de sus elecciones.

En el transcurso de este curso de maquillaje con Lewis Amarante, hemos aprendido que gran parte de los productos y las técnicas que implementaremos están determinados por las características del cliente. En otras palabras, cada persona es distinta y cuenta con diferentes rasgos a disimular o potenciar.

Esta afirmación aplica perfectamente con la base de maquillaje. Existen diferentes cuestiones que se deben tener en cuenta al momento de optar por la base de maquillaje perfecta para cada rostro y circunstancia. En este nuevo encuentro con Lewis, profundizaremos sobre este tema.

Qué considerar para escoger la base de maquillaje perfecta

En primer lugar, vamos a repasar algunos consejos que nos guiarán en este proceso de selección. No podemos obviar que, en la actualidad, el efecto natural se está alzando por encima de todas las demás tendencias. Por lo tanto, la sugerencia inicial es la de utilizar poca base, que tape las imperfecciones sin dejar de aparentar naturalidad.

Asimismo, es elemental no confundir la finalidad de la base de maquillaje; esta se usa para, justamente, ofrecer un rostro uniforme, liso y suave sobre el cual aplicar otros productos. Nótese que en ningún momento se menciona que deba utilizarse para lograr un tono de piel más oscuro, sino para igualar todo el color del cutis.

Elige el grado de cobertura necesario

Quienes tienen una piel lisa y con menos ‘imperfecciones’ podrán recurrir a cremas más suaves, cuya función principal será hidratar y agregar apenas un poco de color. La textura más aconsejable en estos casos es la BB cream.

Imagen: Botiga.

En cambio, el estilo cushion o la base en crema son las alternativas para las pieles más quienes necesiten más retoques o para quienes deban tapar manchas o arrugas, respectivamente.

Los maquillajes compactos o en barra, en tanto, son la última opción en esta escala; no se recomiendan para maquillajes diurnos, dado que su artificialidad es más notoria.

Evaluar el contexto

Las cosas cambian de acuerdo a las circunstancias; lo mismo ocurre con la base de maquillaje que podamos necesitar. Lo primero que debemos considerar es la estación. Claramente, la piel del rostro está más bronceada en verano que en invierno; se requieren, por lo tanto, distintos tonos de base.

Además, otra cuestión fundamental es el momento y lugar en el que se va a lucir el maquillaje. La base de maquillaje perfecta para una salida nocturna —sobre todo en lugares con poca iluminación— puede no serlo para un almuerzo formal. La luz natural juega su papel en la apariencia de nuestra cara.

El color indicado

Equivocarse en el tono que se utiliza para la base de maquillaje del rostro puede arruinar definitivamente el producto final. ¿Cómo asegurarnos de que hacemos la elección correcta?

Una buena idea es probar diferentes tonos en el mismo rostro y contrastarlo con el color del cuello; así podremos estar seguros de escoger la apropiada.

Qué instrumentos usar

Una vez que hayamos escogido la base de maquillaje perfecta, está claro que tendremos que saber de qué manera aplicarla. Tenemos muchas opciones: con la esponja, con un pincel, con la brocha o los dedos; en esto, la verdad es que cada profesional tiene sus preferencias.

Además, cada elemento tiene sus pros y contras. Por ejemplo, así como la esponja ofrece mayor uniformidad, también es cierto que absorbe mucho producto; si usamos un cosmético caro, esto puede ser inconveniente. No obstante, las de silicona que se comercializan hoy suelen dar grandes resultados.

Por otra parte, el pincel puede dejar un rastro claro si no lo sabemos utilizar bien. Por supuesto que las opciones no terminan aquí; también es posible optar por la brocha kabuki, la brocha mofeta o la lengua de gato, entre otras herramientas.

Teniendo todo esto en consideración, de seguro lograremos escoger la base de maquillaje perfecta para cada ocasión. Debemos considerar que, con la práctica, nuestro ojo e intuición se irán agudizando. La buena noticia aquí es que Lewis Amarante tiene muchas recomendaciones para ofrecerte. ¿Te las vas a perder?