¿Cómo alcanzar la libertad emocional?

17 diciembre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Cualquier persona desea ser libre, pero pocas lo son realmente. Cuando se habla de libertad, no solo hay que tener en cuenta lo físico, sino también lo emocional. A continuación, te contamos cómo alcanzar la libertad emocional.

La libertad emocional es imprescindible para lograr el bienestar y el crecimiento personal. Este concepto hace referencia al estado mental que permite tomar decisiones, expresar los propios sentimientos, los pensamientos y las opiniones, y gestionar las emociones de forma completamente libre e independiente, sin dejarse llevar por la influencia de personas ajenas o de determinadas situaciones.

¿Quieres alcanzar la libertad emocional? A lo largo de las siguientes líneas te explicamos cómo. ¡Toma nota!

“Lo mejor de esta vida es poder tener libertad física, emocional y espiritual”.

-Hernán Sabio-

¿Cómo alcanzar la libertad emocional?

Cómo relajarse

Según la Asociación Nacional de Terapeutas en Técnicas de Libertad Emocional, existen muchas técnicas que permiten la liberación de las emociones, entre las que se encuentran:

  • La visualización.
  • La respiración completa.
  • El tapping. 

Continúa leyendo y descubre cómo poner en práctica cada una de estas estrategias y, así, alcanzar la libertad emocional. Ten en cuenta que lograrla te ayudará a sentirte mejor contigo mismo y eso es, al fin y al cabo, lo que deseas.

La estrategia de la visualización para alcanzar la libertad emocional

En PNL (Programación Neurolingüística), se suele utilizar la estrategia de la visualización para llegar al estado emocional deseado. Para conseguirlo, hay que seguir estos pasos:

  1. Dirigir la atención hacia el punto del cuerpo en el que se percibe tensión, ya sea emocional o física.
  2. Ser consciente del malestar que se está sintiendo y puntuar su intensidad de 0 (nada molesto) a 10 (la máxima molestia que se puede aguantar).
  3. Imaginar con claridad y detalle la situación, el objeto o la persona que causa la tensión o el malestar. A continuación, hay que cogerlo con las manos y decir la siguiente frase: «me permito quitar esto de mi cuerpo», mientras se simula que se lanza lejos.
  4. Respirar profunda y lentamente.
  5. Volver a puntuar el malestar de 0 a 10.
  6. Repetir los pasos 3, 4 y 5 hasta que el malestar desaparezca.

Para que la visualización funcione es necesario involucrarse plenamente, sintiendo que la situación, el objeto o la persona imaginada está presente de verdad y conectar, además, con las emociones que esto genera.

La respiración completa

tablero de visión

Otra manera eficaz de alcanzar la libertad emocional es poner en práctica la respiración completa. Como su propio nombre indica, esta técnica se centra en llevar a cabo el proceso de respirar de forma consciente para permitir, así, la relajación del cuerpo y de la mente.

En este caso, los pasos a realizar son los siguientes:

  1. Llevar la atención hacia el punto del cuerpo en el que se percibe tensión, emocional o física.
  2. Hacerse consciente del malestar que se está sintiendo y puntuar su intensidad de 0 a 10.
  3. Inspirar, empezando por el abdomen y terminado por el pecho, hasta sentir la necesidad de tener que echar el aire fuera. Así, se provoca la primera respuesta de relajación.
  4. Expirar, vaciando completamente los pulmones, hasta sentir la necesidad de tener que coger aire. De este modo, se provoca la primera respuesta de relajación.
  5. Inspirar con normalidad y puntuar el malestar de 0 a 10.
  6. Repetir los pasos 3, 4 y 5 hasta que el malestar desaparezca.

El tapping

El tapping es otra técnica de liberación emocional muy sencilla de aplicar, pues consiste en dar golpecitos en la parte del cuerpo en la que se percibe tensión hasta reducirla o eliminarla. Para ponerla en práctica correctamente hay que:

  1. Dirigir la atención hacia el punto del cuerpo que genera tensión emocional o física.
  2. Ser consciente del malestar que se está sintiendo y puntuar su intensidad de 0 a 10.
  3. Dar pequeños toques con los dedos índice y pulgar, en la zona donde se siente el malestar y decir: «aunque tengo este malestar, permito que se vaya».
  4. Respirar profunda y lentamente.
  5. Volver a puntuar el malestar de 0 a 10.
  6. Repetir los pasos 3, 4 y 5 hasta que el malestar desaparezca.

Sobre la libertad emocional…

Para alcanzar la libertad emocional no basta con realizar los ejercicios anteriormente descritos. Estos sirven para aliviar la tensión y el malestar acumulados, pero para ser realmente libre emocionalmente es necesario adoptar una actitud ante la vida basada en:

  • Identificar y poner nombre a las emociones y sentimientos que se tienen en cada momento.
  • No reprimir las emociones.
  • Comunicar a los demás, de forma sana, los propios deseos y necesidades.

Y tú, ¿estás preparado para ser completamente libre? ¡Comienza el cambio y conecta con tu «yo» interior!