Colorete en mousse, la nueva tendencia para mejillas y algo más

29 septiembre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la comunicadora Mónica
Nos hemos rendido ante uno de los productos que reinarán durante el otoño: el colorete en mousse... y tú, también lo harás.

Si eres de las nuestras, seguro que te encanta probar cuanta novedad beauty aparece en el mercado, ¿verdad? Te entendemos, es muy difícil resistirse a la innovación que las marcas ofrecen cada temporada, así que lo mejor es sucumbir a algún que otro capricho. El último es el colorete en mousse, ¿lo has probado ya?

Existen varias marcas con propuestas de lo más apetecibles y lo que más nos gusta es que su textura es capaz de conseguir un aspecto saludable, natural y muy chic. Por si fuera poco, es un producto multifuncional y sirve para dar color a los ojos y a los labios, así que no es de extrañar que enamore a su paso.

Las ventajas del colorete en mousse

Escoger el colorete

Puede que te hayas prometido dejar de comprar productos de maquillaje y que, incluso, estés intentando liberar un poco tu neceser. Sin embargo, te tenemos muy malas noticias porque después de leer todo lo que el colorete en mousse puede hacer por ti, irás corriendo a comprarte alguno de los que aquí te proponemos. ¿Estás preparada para caer en la tentación?

La naturalidad

Olvídate de levantarte con mala cara y que todo el mundo te lo recuerde durante el resto del día. Gracias a los coloretes en este formato, puedes lograr un tono mucho más cercano al color de tu piel, puesto que están formulados para fundirse en ella aportando ese rubor de los que gozan de buena salud.

A diferencia de los acabados en polvo, con estos se obtiene un acabado cero artificios y resulta prácticamente imperceptible si usas poca cantidad. Se aplica con la yema de los dedos a pequeños toques y se puede retocar en cualquier momento del día extendiéndolo por los pómulos.

El colorete en mousse es modulable

¿Qué quiere decir que se puede modular? Pues, sencillamente, que es perfecto para trabajar por capas y difuminarlo dependiendo del resultado que se quiera obtener.

Puedes aplicar un poco más de producto dependiendo de si quieres añadir más o menos intensidad al color de tus mejillas. Si es un maquillaje de día, puede que un rubor sonrosado sea suficiente. Para un acabado de noche siempre queda genial intensificar para dale un aire más llamativo y seductor.

El colorete en mousse es un tres en uno

Otra de las virtudes de este producto, que promete incorporarse a la lista de deseos de las tendencias de otoño, es que tiene más de un uso. Si aplicado sobre las mejillas es capaz de aportar ese rubor satinado, súper natural y hacer que parezcas recién llegadas de vacaciones, en ojos y labios es una verdadera maravilla.

Si aplicas una prebase en los párpados, puede funcionar como sombra de ojos sutil. Es especialmente recomendada para los meses fríos puesto que no reseca y aporta un extra de hidratación.

Lo mismo sucede si se utiliza como pintalabios. Dando pequeños golpecitos, lograrás un acabado «labios mordidos»; es decir, con el color muy difuminado y suave.

Algunos ejemplos de colorete en mousse

Maquillar las mejillas
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Minimalist Whipped Powder Blush, de Shiseido

Este colorete se transforma en polvo gracias a su tecnología Air Fusion Technology con microburbujas de aire. Además, contiene una resina que otorga una fijación de hasta 8 horas y un color moldeable con un tacto sedoso. Su acabado mate está disponible en 8 diferentes tonos diferentes y lo puedes encontrar aquí.

Sweet Cheeks, de NYX

Este colorete en mousse incluye un aplicador en forma de flecha para facilitar la aplicación y ofrece un acabado súper ligero y natural con efecto segunda piel. Otra de sus virtudes es que su fórmula es cien por cien vegana y su precio es irresistible: 7,90 € y 6 tonos distintos.

Dream Bouncy Blush, de Maybelline

Luminosidad y un rostro resplandeciente son las promesas de este blush de Maybelline. Se siente tan ligero como un polvo, pero se funde en la piel como una crema. Tiene tanta elasticidad que dura todo el día dando un aspecto muy natural gracias a sus 10 tonos.

Ya has comprobado por qué estamos enamoradas del colorete en mousse y seguro que tampoco podrás resistirse a sus encantos (te recomendamos que no lo hagas).

Puede aportar tanta luminosidad y brillo que se convertirá en tu fiel aliado en lo que resta del año. ¿Ya has elegido cual de ellos te gusta más?