Claves mentales para rendir más en natación

15 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Fernando Clementin
El deporte es una actividad que demanda una combinación de condiciones físicas y mentales para poder alcanzar el éxito. Con la ayuda de ciertas tácticas, podrás sentirte más confiado a la hora de competir.

A menudo ocurre, especialmente en la alta competencia, que la diferencia entre dos deportistas es ínfima. Estas pequeñas distancias que separan a un ganador del resto pueden estar en la forma de pensar y en la mentalidad al competir. Para mejorar en este sentido, incluso siendo un nadador amateur, puedes aplicar las siguientes claves mentales para rendir más en natación.

La natación es, por excelencia, uno de los deportes más completos. Se debe a que, durante su práctica, se ponen en funcionamiento una gran cantidad de grupos musculares, tanto del tren superior como del inferior, incluyendo también la parte media.

Más allá de este componente físico, también es una disciplina con marcados componentes mentales. Hasta tal punto es así que repercute de manera muy positiva en la salud cerebral de la persona.

Claves mentales para rendir más en natación

Justamente por lo comentado previamente, resulta muy conveniente para los deportistas tener a mano ciertas claves mentales que salgan a ‘socorrerlos’ cuando la cosa se pone difícil. En estos casos, se necesita convicción y resistencia mental para aguantar los reveses que se pueden dar en una competencia.

Incluso cuando las cosas van bien, es preciso tener concentración, confianza y determinación para ser un nadador exitoso. Esto aplica también a otros deportes, e incluso para la vida misma.

A continuación, detallaremos algunas estrategias que pueden ser determinantes la próxima vez que compitas:

Tres técnicas que recomiendan los profesionales

Existen tres estrategias que los psicólogos deportivos suelen recomendar a sus pacientes. La primera es la visualización; consiste en imaginarse a uno mismo en una situación saliendo ganador de ella. Puede ser, por ejemplo, la ejecución de un viraje o la partida en una carrera.

Son muchos los beneficios de nadar para el cerebro.

La segunda estrategia es el diálogo interior positivo. En este caso, lo que se debe hacer es responder los propios cuestionamientos de manera positiva. Es muy útil para los deportes individuales, como es el caso de la natación.

Finalmente, vamos a destacar también la técnica “Si…, entonces…”. Consiste, como su denominación indica, en pensar de antemano posibles soluciones a las dificultades que podamos enfrentar. Así, estaremos mentalmente preparados para cualquier circunstancia, lo que incrementará nuestra confianza.

1. Mantenterse concentrado y motivado

Uno de los factores que más afecta el rendimiento deportivo es la motivación; es decir, el deseo interno de un individuo de conseguir sus objetivos. Se trata de un elemento indispensable para dar lo mejor de uno mismo y afrontar constructivamente lo que toque, tanto las victorias como los triunfos.

Muy ligada a la motivación se encuentra la concentración, algo que en un deporte como la natación es fundamental. Un nadador debe estar enfocado para no perder la coordinación de sus acciones en ningún momento; esto podría llevarlo a perder valiosos segundos que podrían dejarlo por detrás de sus competidores.

Para ejercitar estos puntos tan importantes, un deportista puede acudir a diferentes técnicas. En primer lugar, será necesario establecer metas claras, alcanzables y medibles; cada logro que se consigue es un incentivo motivacional más.

Asimismo, existen trabajos de control de atención que resultan muy efectivos en estos ámbitos. También se pueden aprovechar las diversas técnicas de relajación y las ya nombradas visualización y el diálogo interior.

2. No te olvides de disfrutar

Muchas veces, entre los nervios que nos genera una competencia o la necesidad de enfocarnos al máximo, perdemos de vista lo maravilloso que es la práctica deportiva. Sin embargo, es muy positivo para la motivación y el bienestar mental general detenernos a pensar cuánto disfrutamos lo que estamos haciendo.

Con esa mentalidad siempre en mente, incluso en los momentos malos, lograrás atravesar las dificultades con menos esfuerzo y hasta te parecerá que consigues mejoras significativas rápidamente. La mente es la que nos marca el camino; ¡utiliza tus sensaciones a tu favor!

3. Descansa y relájate antes de competir

El deporte está directamente relacionado con el sistema nervioso; así como produce sensaciones relajantes al practicarlo, puede ‘traicionarnos’ y hacernos sentir ansiosos, estresados y tensos, sobre todo antes de competir.

La concentración es una cualidad indispensable en la natación.

¿Cómo lidiar con estos sentimientos? En primer lugar, aunque resulte contradictorio, debemos menguar en cuanto a la intensidad de los trabajos físicos en los días previos a una competición. Si cuentas con un entrenador, él sabrá guiarte para que no te sobrepases con las exigencias.

Asimismo, es recomendable cenar alimentos que induzcan al sueño y que generen saciedad; de ese modo, podrás descansar mejor y estar más lúcido al momento de competir. Son aconsejables, entonces, el pescado, las verduras de hoja verde, las nueces y las carnes bajas en grasas; por el contrario, evita el café y el alcohol.

Finalmente, por supuesto, cuida tus horas de descanso y lleva una alimentación saludable. Si bien no son específicamente claves mentales para rendir más en natación, verás que repercutirán en tu seguridad, confianza y tranquilidad para enfocarte solo en el plano deportivo.

En definitiva, nada garantiza el éxito, y debes saberlo. Estas claves mentales tienen la finalidad de contribuir al conjunto de factores que un deportista debe tener en cuenta para mejorar su rendimiento y, así, sus posibilidades de triunfo. ¡Prueba estas estrategias y quédate con las que te den mejores resultados!