Así son los cat eyes que nunca pasan de moda

26 febrero, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la comunicadora Mónica
Los cat eyes tiene una historia apasionante a sus espaldas. ¿Sabes aplicar bien la técnica? Te damos algunos consejos infalibles.

Si hay una tendencia de maquillaje que parece no pasar de moda, esos son los cat eyes. Con una correcta aplicación del color, el degradado perfecto y una forma alargada del eyeliner puedes lograr una mirada enigmática y seductora.

A continuación, encontrarás un paso a paso muy sencillo, con los mejores productos, para que consigas un resultado a prueba de errores. Te daremos varias técnicas para que encuentres la que mejor se te da. ¡Manos a la obra!

El encanto de los cat eyes

Los noughties vuelven en forma de tendencias de maquillaje para el 2021

Se trata, sin duda, de uno de los maquillajes más atemporales. Con altas dosis de seducción y cien por cien felino, ha sido referencia de estilo a lo largo de la historia. Sedujo a la mismísima Cleopatra en el antiguo Egipto, así como a los mejores maquilladores y diseñadores de alta costura.

También ha logrado ser el sello de identidad de grandes actrices como Sophia Loren, Brigitte Bardot o Elizabeth Taylor. Pero ¿sabes cuál es el origen de este atractivo make up?

Historia de un maquillaje mítico

Según parece, los cat eyes tienen su origen en el Antiguo Egipto (311 a. C. a 332 a. C.). Cuenta la leyenda que sedujeron a Nefertiti antes que a ninguna, quien utilizaba pigmentos minerales de cobre y malaquita para dibujar una línea gruesa que nacía en el ojo y apuntaba hacia las cejas. Por aquellas épocas, esta manera de embellecerse era común a hombres y a mujeres, según lo demuestran las imágenes del faraón Seti I.

Aquel maquillaje con pigmentos naturales que se aplicaban en el ojo se conoce como kohl y lo más interesante es que se lo aplicaban por motivos de salud, puesto que se creía que tenía propiedades antibacterianas debido al óxido nítrico, una sustancia que ayudaría al sistema inmune.

A principios del siglo XX, la cultura egipcia causó furor y el dramatismo de los cat eyes cautivó a las flappers, quienes hacían el eyeliner con hollín y vaselina. En los años 50, la línea se refinó y el delineador líquido apareció en escena para que Ava Garner y Marilyn Monroe se convirtieran en las musas de millones de mujeres.

Después se ha reiventado, ha sido más fino, más grueso y ahora hasta de color. Cantantes, actrices y personajes públicos han hecho de este un maquillaje con historia.

Cómo hacer que tus cat eyes sean inolvidables

Así son los cat eyes que nunca pasan de moda

Hacer que ese rabillo quede igual en ambos ojos es una de las signaturas pendientes de muchas. Por eso, conviene que practiques y utilices un truco para principiantes.

Este consiste en pegar una cinta adhesiva suave que marque desde el final de las pestañas hacia la ceja en diagonal. Esto te servirá de plantilla para no salirte.

Otro punto importante es encontrar el tipo de acabado con el que más cómoda te sientas. Si bien es cierto que el eyeliner líquido es el que más gusta, también requiere cierta pericia. ¿El favorito? Sin dudas, el The Feline Flick, de Charlotte Tilbury, con punta de fieltro para una aplicación limpia, suave y perfecta.

Si necesitas un poco de práctica, te recomendamos que lo hagas con un lápiz. El Revlon Colorstay Eye Liner es ideal para delinear y difuminar, ya que incorpora una esponjita en un extremo para ello. Estira el párpado para facilitar el delineado y comienza por el centro hacia los extremos, alargando el rabillo hasta donde quieras.

También existe la opción de que te hagas tus cat eyes con sombra de ojos. Te resultará muy sencillo y te recomendamos que utilices un pincel específico para ello, como este de Zoeva con punta en diagonal. Es ideal para productos en polvo, gel, en crema o líquidos. Verás que te encanta esta técnica.

Unos cat eyes perfectos solo requieren un toque de sombra nude en el párpado y una máscara de pestañas con efecto volumen extra para causar sensación.

Practica frente al espejo y prueba con los distintos productos y acabados. Una vez que tengas el pulso dominado, verás que lo haces con los ojos cerrados (literal).