¿Sabes qué es la capacidad de resiliencia?

20 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
La resiliencia permite al ser humano hacerse más fuerte frente a las adversidades. Por eso es tan importante cultivarla.

La capacidad de resiliencia es fundamental para afrontar adecuadamente los problemas de la vida. Y esto implica sobreponer las propias fortalezas personales por encima de las vulnerabilidades a las que uno puede estar expuesto. Pero, ¿qué significa exactamente la resiliencia? Te lo explicamos a continuación.

Antes de entrar en materia, sin embargo, debes saber que dicho concepto proviene del latín resilio, que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar.

La fortaleza de una persona no reside en su capacidad de resistencia y supervivencia, sino en la capacidad de no caer en la negatividad y en la maldad durante las experiencias más duras y dolorosas de su vida.

-Anónimo-

¿Qué es la capacidad de resiliencia?

Mujer con capacidad de resiliencia

Uno de los primeros autores en hablar de la capacidad de resiliencia, en los años 70, fue Michael Rutter. Catedrático de Psiquiatría, realizó la siguiente definición de este concepto:

Un fenómeno manifestado por personas que evolucionan favorablemente, habiendo sido víctimas de estrés que, para la población general, comprendería un riesgo serio con consecuencias graves.

Pero esta definición no es muy completa y actualmente se considera un tanto simplista. Hoy en día se entiende la capacidad de resiliencia como aquella que permite afrontar y superar las adversidades de la vida, adaptándose a las circunstancias y aprendiendo de las mismas, intentando extraer algo positivo de todo lo ocurrido.

Se trata de utilizar el dolor y las emociones negativas que se llegan a sentir y tranformarlos en experiencias beneficiosas para salir fortalecido de una mala vivencia. Para ello, hay que contar con cierta creatividad, estabilidad o equilibrio emocional, compromiso, responsabilidad, fuerza de voluntad, etc.

Todos, en algún momento de la vida, hemos pasado o pasaremos por situaciones personales difíciles y complicadas. En esos casos, nuestras habilidades para poder enfrentarnos a esas experiencias de mejor o peor manera dependen del grado de tolerancia a la frustración que desarrollemos, es decir, de la capacidad de resiliencia que tengamos.

¿Cómo son las personas resilientes?

Hombre dibujando una sonrisa

Las personas resilientes reúnen una serie de características comunes que marcan su forma de responder ante la adversidad. Entre estas cualidades se podrían destacar las siguientes:

  • Demuestran una gran competencia social: tienen facilidad para relacionarse y comunicarse adecuadamente con otras personas, siendo empáticos, asertivos y respetuosos.
  • Tienen sentido del humor: demuestran la habilidad de buscar el lado cómico a cada momento. Por ello, consiguen sentirse aliviados al reírse de las propias desgracias que tienen que vivir.
  • Muestran habilidades para resolver los problemas: piensan de forma reflexiva, analítica y flexible. Son innovadores a la hora de buscar las posibles soluciones para resolver problemas tanto cognitivos como sociales.
  • Son autónomos e independientes: tienen la capacidad para actuar sin la necesidad de depender de otros. De este modo, suelen alejarse rápidamente de las personas tóxicas.
  • Tienen sentido de propósito y de futuro: demuestran la habilidad para controlar algunos factores relacionados con el contexto, marcarse unos objetivos personales realistas y tener unas expectativas saludables. También saben orientarse hacia la tarea de forma óptima, motivarse para los logros, tener fe en un futuro mejor, mostrar sentido de la anticipación y ser coherentes.

¿Tú también quieres ser así? ¿Quieres tener mayor capacidad de resiliencia en tu día a día? Practica y potencia estos aspectos siempre que puedas y, sobre todo, intenta desarrollar el pensamiento positivo.

Esto te ayudará a ver los problemas y dificultades que continuamente aparecen en el camino de la vida como obstáculos que hay que ir superando, pero que casi siempre pueden aportar algo bueno (un cambio de mentalidad, un avance hacia el crecimiento personal, un aprendizaje importante, una mejora de la personalidad, etc).

Los malos tiempos tienen un valor científico. Son ocasiones que un buen alumno no se perdería.

-Ralph Waldo Emerson-

  • Departamento de Psiquiatría y Salud Mental UNAM (s.f.). Resiliencia y afrontamiento. México: Facultad de Medicina, UNAM.
  • Sierra-Barón, W. (2011). Resiliencia: Una propuesta conceptual ante la adversidad. Ágorasalom18, 8-11.