¿Brocha o dedos? Descubre la mejor forma de aplicar los cosméticos

22 enero, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la comunicadora Mónica
Te contamos cuáles son las mejores formas de aplicar los cosméticos. Todo dependerá del tipo de acabado y del producto que tengas en casa.

¿Has visto los tocadores de los amantes de la belleza? Seguro que te habrás fijado en que, además de una gran cantidad de productos, están llenos pinceles y brochas de todas las formas y tamaños posibles. Cada uno tiene una misión especial.  Pero entonces ¿cuál es la mejor manera de aplicar los cosméticos?

Si dudas entre utilizar los dedos o las brochas, estás en el lugar adecuado. Piensa que cada pincel diferente facilita la aplicación del producto y se encarga de hacer que el maquillaje luzca perfecto… Pero seguro en casa, al igual que hacía tu mamá, también usas los dedos. ¿Brochas o dedos? Esa es la gran pregunta.

No estás sola en esta dicotomía; de hecho, son muchas las mujeres que se enfrentan a la misma duda. En este artículo, descubrirás cuándo es mejor usar los dedos y cuándo una brocha.

La importancia de aprender a aplicar los cosméticos correctamente

Más allá de la cantidad de brochas y pinceles que existen para aplicar las sombras, el labial, los polvos o el maquillaje, también hay en el mercado toda clase de esponjas o beauty blenders capaces de difuminar el maquillaje y hacer que cada producto quede perfecto. Sin embargo, en muchas ocasiones, los dedos también se convierten en las herramientas perfectas.

Cuando un producto es muy cremoso, o cuando quieres conseguir cierto acabado, los maquilladores recomiendan no temer y meter las manos en la masa

Eso sí, algo que debes tener muy en cuenta, especialmente con los tiempos que corren: antes de manipular los cosméticos, debes lavarte las manos muy bien con agua y jabón. De esta forma, también evitarás la aparición de brotes, puntos negros y otras consecuencias de tocar la piel con las manos sucias.

Cuándo aplicar los cosméticos con los dedos

el maquillaje en invierno

Un poco de color a las mejillas

Los coloretes en crema y en mousse son maravillosos. ¿Te has apuntado ya a esta tendencia? De ser así, te habrás dado cuenta de que no hay otra manera de aplicarlo que con los dedos.

Mientras que los acabados en polvo, en su mayoría, se trabajan mejor con un pincel o una brocha, los acabados cremosos necesitan el calor de los dedos para extenderlos. Se aplica una pequeña cantidad con la punta de los dedos y se difumina con suavidad hasta que conseguir el efecto deseado.

Aplicar los cosméticos para tener una piel perfecta

El uso de un buen primer o prebase es el primer paso para lucir una piel lisa y unificada. Este producto suele funcionar también como tratamiento y consigue que el maquillaje dure más tiempo.

Al ser de acabado fluido, como las cremas hidratantes, siempre se va a trabajar mejor con los dedos. Pon una cantidad en la palma de la mano y aplícalo en el rostro. En aquellas zonas en las que necesites incidir, aplicas un poco más de producto hasta conseguir el efecto deseado.

La base de maquillaje

En este caso, dependerá del efecto que quieras lograr y del tipo de base de maquillaje que uses. Mientras que para un acabado natural siempre usarás bases ligeras y una brocha amplia, para una cobertura mayor los acabados espesos funcionan mejor y más aún si lo haces con los dedos y con una beauty blender, como esta de Sephora.

Aplicar los cosméticos para decirle adiós ojeras

correctores de ojeras

Otro de los productos que admite ambas técnicas es el corrector de ojeras. Los expertos aconsejan el uso de una esponja o un pincel específico y rematar el acabado con los dedos. Al ser una zona muy delicada, debes poner cuidado en la presión que aplicas. Esta debe ser similar a la que haces al aplicar la crema del contorno de ojos.

Con los dedos, puedes conseguir difuminar muy bien el corrector, evitando así que tenga una textura craquelada. De nuevo cuida que tus manos estén muy bien lavadas.

Los todo en uno

¿A quién no le gustan los productos multiusos? La mayoría son cremosos, por lo que tus deditos serán el arma maestra para conseguir el efecto deseado: un poco más de intensidad en los labios y unos cuantos toques en las mejillas; incluso, un poco en los párpados para un look monocromático.

Recuerda que una de las ventajas de este tipo de acabados es que se pueden trabajar genial y hacerlos más o menos intensos en función de lo que te apetezca. Mira el Glow Oil Lip + Cheek de Milk Makeup.

Aprender a aplicar los cosméticos de forma correcta es indispensable para conseguir esos looks que tanto te gustan. Debes recordar siempre tener las manos limpias, de la misma forma que tendrás que lavar las brochas y los pinceles.

El uso de ambas técnicas va a depender de la destreza, el tipo de acabado que desees conseguir y el formato del producto que vayas a aplicar. ¿Tú ya sabes con qué fórmula te sientes más cómoda?