Beneficios de aplicar la Inteligencia Emocional en el deporte

Valeria Sabater · 29 enero, 2019
Los beneficios de aplicar la Inteligencia Emocional en el deporte son inmensos y revierten en nuestra capacidad de superación e incluso en fortalecer la unión de los equipos. A día de hoy, tanto entrenadores como deportistas demandan ser formados en esta competencia.

Aplicar la Inteligencia Emocional en el deporte es invertir en éxito. Es importante considerar que todo deportista, así como los preparadores deben ser aptos en ese tipo de cualidades con las que mejorar aspectos como el entrenamiento, la competición, el trabajo en equipo y el afrontamiento de las dificultades.

Un hecho que experimenta cualquier atleta tanto profesional o no es la dificultad a la hora de de superar una lesión. Estos trances requieren algo más que fisioterapia. Emociones como el miedo, la inseguridad, el estrés y la angustia son dinámicas que suelen poner obstáculos al proceso de recuperación.

Asimismo, otra realidad que supone un reto para muchos equipos deportivos es la capacidad de armonizar el grupo. Saber confiar, delegar, motivar e incluso liderar configura ese tipo de lenguaje donde las emociones son clave. De este modo, el mundo del deporte, al igual que el del trabajo o la educación, se beneficia enormemente de esta competencia.

La psicología deportiva encargada de estudiar y observar las conductas, así como las reacciones y respuestas emocionales del individuo o equipo, tiene también como objetivo aplicar la Inteligencia Emocional en este contexto para optimizar al máximo el rendimiento y el bienestar de cada individuo.

Si es tu caso, si practicas algún deporte de manera aficionada o profesional, te será de gran utilidad el curso de Ismael Cala. En él te sentirás capacitado en cada una de esas dimensiones con las que poder sacar siempre lo mejor de ti para cruzar la meta del éxito.

equipo que necesita aplicar la inteligencia emocional en el deporte

¿Por qué deberíamos aplicar la Inteligencia Emocional al deporte?

Si bien es cierto que la Inteligencia Emocional se popularizó en los años 90 gracias a los trabajos de Daniel Goleman, cabe decir que no fue hasta principios del 2000 cuando el mundo del deporte empezó a interesarse por este campo.

Esta esfera de nuestra sociedad tomó conciencia de cómo podría beneficiarle esta teoría y este enfoque en un escenario lleno de grandes retos y dificultades. De pronto, entrenar al deportista en materia de emociones se convirtió en una necesidad por todas esas dinámicas que lo caracterizan:

  • Un deportista está obligado a tomar decisiones rápidas en la pista, en el escenario de juego o en todo contexto donde desarrolle dicha actividad.
  • Asimismo, debe lidiar con grandes presiones asociadas a las competiciones, entrenamientos, partidos…
  • En todo atleta el efectivo control de las emociones es básico para alcanzar objetivos.
  • Debe desarrollar adecuadas habilidades sociales.
  • Es necesario a su vez que sea capaz de sobreponerse en instantes de dificultad.

Veamos por tanto qué tipo de beneficios nos puede aportar aplicar la inteligencia emocional al deporte.

Beneficios emocionales

Cuando un deportista se alza como un buen gestor y facilitador emocional añade valor a sus habilidades físicas y a su rendimiento. Porque el éxito, el llegar el primero, el ganar medallas, ser el más rápido o hábil en el terreno de juego, no depende solo de nuestro estado físico o de las horas que hayamos entrenado.

Depende a su vez de cómo ejercitemos la mente, de cómo manejemos ese universo interior donde se entremezcla la presión, el miedo, la angustia, la ilusión, la inseguridad y hasta la propia confianza. Por ello, aplicar la inteligencia emocional en el deporte nos ayudara a lo siguiente:

  • Tomar conciencia de forma honesta con nosotros mismos. Comprender dónde están nuestros límites, saber qué necesitamos. Es estar unido a nuestras emociones y pensamientos de forma útil para un fin.
  • Empatizar con el resto del equipo.
  • Saber lidiar con el estrés.
  • Regular nuestro comportamiento.
  • Tener mayor autocontrol.
  • Motivarnos y motivar.
deportistas aplicando la inteligencia emocional al deporte

Beneficios físicos

La inteligencia emocional impacta a su vez en nuestra salud física y en diversos aspectos que mejorarán nuestro rendimiento.

  • Aprenderemos a entender mejor las necesidades de nuestro cuerpo, sabiendo poner límites y potencialidades para sacar siempre lo mejor.
  • Gestionaremos de forma más acertada los tiempos de descanso y actividad.
  • Aprenderemos a alimentarnos, a escuchar el propio cuerpo en calma e intuición.

Beneficios sociales y técnicos

Los beneficios sociales de aplicar la inteligencia emocional al deporte son sin duda altamente valiosos a la vez que efectivos:

  • Mejoraremos nuestras habilidades sociales.
  • Resolveremos mejor los problemas.
  • Optimizaremos la relación con nuestro equipo, con entrenadores, fisioterapeutas, preparadores…
  • Asimismo, la Inteligencia Emocional nos permitirá potenciar nuestra creatividad para desarrollar mejores tácticas de juego, para diseñar mejores planes y dar un avance en cualquier aspecto técnico al confiar mucho más en las propias capacidades.

Para concluir, tal y como podemos ver los beneficios de aplicar la Inteligencia Emocional en el deporte son altamente interesantes.  Tanto es así que en los últimos años son cada vez más los equipos y deportistas que demandan formación en esta competencia.

Esta es tu oportunidad. Ismael Cala y su curso de desarrollo personal te habilitará en cada una de estas dimensiones para que cruces la meta en primer lugar.

Goleman, Daniel (1998). ¿Qué hace un líder? Harvard Business Review, 76, 93-102. Mayer, JD, y Salovey, P. (1997). ¿Qué es la inteligencia emocional? En P. Salovey y D. Sluyter (Eds.), Desarrollo emocional e inteligencia emocional: Implicaciones para los educadores (pp. 3-31). Nueva York: Libros básicos.