Aprende a crear hábitos saludables

Valeria Sabater · 11 marzo, 2019
Para crear hábitos saludables tenemos que estar dispuestos a dar un cambio a nuestra vida, a reorientarla hacia el bienestar y hacia la consecución de nuestros objetivos.

¿Cómo podemos crear hábitos saludables? Como bien sabemos, todo hábito da forma un tipo de comportamiento más o menos ajustado, el cual, a su vez, se integra en nuestro cerebro de un modo estable, de manera que no siempre resulta sencillo desprendernos de los malos hábitos o integrar otros nuevos más recomendables y beneficiosos.

Todos hemos oído comentar aquello de que bastan 21 días para integrar un hábito. Bien, pensar eso es caer en el fracaso, porque tal y como nos explican expertos en el tema, por ejemplo los psicólogos James Prochaska y Carlo DiClemente, se necesita más tiempo, y a su vez, desplegar una serie de enfoques mentales y motivacionales muy concretos.

Así, algo que sin duda deberíamos tener en cuenta es la importancia de aprender a crear hábitos saludables. Dar un cambio a nuestra vida, reorientarla hacia el bienestar e incluso hacia la consecución de un objetivo requiere transformarnos a nosotros mismos. Y un primer paso para lograrlo es variar rutinas, adoptando nuevos esquemas mentales y conductuales.

En el curso de Ismael Cala descubriremos cómo hacerlo. Entenderemos también qué pasos deberíamos seguir y, sobre todo, la relevancia de orientar nuestro día a día hacia esos comportamientos y pensamientos más beneficiosos para nosotros, aquellos que nos hacen tocar la felicidad.

Haz que tu cabeza trabaje a favor tuyo y poco a poco adquirirás la costumbre de no molestarte cuando las cosas vayan mal

–Wayne Dyer–

Pasos para crear hábitos saludables

A menudo, se dice aquello de que la excelencia no es un acto, sino un hábito. Por tanto, llegar hasta esa cumbre personal requiere cambiar ciertas rutinas para integrar otras nuevas, otras con mayor potencial. Así, y en primer lugar, es esencial entender cómo se conforma un hábito y qué lo define:

  • Un hábito es algo que repetimos cada día de forma expresa.
  • Ese hábito crea una asociación mental entre una situación y un comportamiento.
  • Poco a poco esa voluntariedad se va automatizando. Es decir, acabamos llevando a cabo ciertas conductas casi sin esfuerzo.

Para lograrlo, debemos seguir los siguientes pasos.

mujer en cielo estrellado pensando en crear hábitos saludables

Clarifica

Antes de integrar un hábito nuevo debemos clarificar qué queremos. Todo punto de partida exige previamente un trabajo interior, un ejercicio de valiente reflexión donde detectar hábitos nocivos, rutinas que han oxidado nuestra vida y nuestro enfoque y esos esquemas de pensamiento que nos sitúan en la zona de confort.

Define qué deseas. Toma conciencia de qué es mejor dejar atrás.

Crea un plan

Organiza, esquematiza, proyecta... Es necesario que crees un plan para decidir cómo vas a llevar a cabo cada hábito saludable. Asimismo, en ese proyecto debes concretar las metas a corto y largo plazo y los mecanismos para alcanzarlos.

Empieza poco a poco

Los cambios drásticos no se suelen mantener en el tiempo. Necesitamos ir poco a poco creando variaciones leves, cambios sutiles que se integrarán con mayor facilidad para permitir que día a día, lleguen otros nuevos.

Enciende tu motivación

  • Guíate por ella. Cada día cuando te levantes por la mañana recurre a esos objetivos motivadores por los que vas a cambiar tus hábitos. Deja que te guíen, permite que te inspiren y que te den fuerzas de voluntad.

Supervisa el proceso

Tienes que autorregularte y ver con objetividad si sigues el plan propuesto. En ocasiones, acabamos dándonos cuenta de que ciertos hábitos no van con nosotros. Por ejemplo, es posible que hayas decidido apuntarte al gimnasio para comprobar después que no acudes a él. Tal vez, te sea más sencillo salir a caminar o a correr por un parque o por la ciudad, algo que se ajuste más a tus necesidades y gustos.

Tu esfuerzo y las recompensas emocionales

Todo hábito puede implicar cierto esfuerzo al inicio. No es fácil cambiar las rutinas que antes nos definían, no es sencillo acostumbrar al cuerpo y la mente a esos cambios desconocidos y completamente nuevos. Debemos ser persistentes, no hay duda. Sin embargo, a corto y largo plazo debemos percibir algo muy concreto.

Nos referimos al bienestar y la satisfacción. Así, tareas como levantarse antes y meditar, mejorar la alimentación, iniciar un curso de desarrollo personal, enfadarse menos, hacer deporte, dejar el tabaco o dejar esas amistades que nos generaban más problemas que beneficios, debe revertir en uno mismo.

hombre con brazos extendidos satisfecho por crear hábitos saludables

Debemos sentirnos orgullosos por lo logrado, satisfechos por ese proceso que nos genera equilibrio y el poder avanzar en nuestro proyecto vital. Por tanto, si también tú deseas transitar por ese recorrido excepcional hacia tus objetivos personales no lo dudes, el curso de Ismael Cala está hecho para ti.