4 claves para elegir una guitarra española

26 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el profesor de guitarra Miguel Martínez
¿Quieres conocer las claves para escoger una guitarra española como lo haría un profesional? Te contamos todo lo que tienes que saber.

Elegir un buen instrumento, en nuestro caso una guitarra, puede resultar una tarea complicada, sobre todo si no se tienen ciertas nociones sobre el tema. En este artículo te desvelamos cuáles son las claves para elegir una guitarra española como lo haría un profesional.

¿Cuáles son los diferentes tipos de guitarras españolas?

Dentro de las guitarras españolas podemos diferenciar entre guitarras clásicas o de concierto y guitarras flamencas. Estos dos tipos de guitarras, que pueden parecer iguales a simple vista, son en realidad ligeramente diferentes.

Las guitarras flamencas tienen una caja de resonancia más estrecha que suele estar enteramente construida con madera de abeto. Además, en las guitarras flamencas, la altura de las cuerdas sobre el mástil es menor que en una guitarra clásica.

Las 4 claves para elegir una guitarra española:

Para hacer una buena elección tendrás que valerte de la vista, el tacto y, sobre todo, del oído. Por este motivo te desaconsejamos que compres por internet, sobre todo cuando pienses gastar cierto dinero.

Calidad del sonido

En las guitarras españolas la calidad del sonido depende enteramente de su construcción y materiales, de ahí la dificultad en su elección. Pero entonces, ¿en qué debemos fijarnos?

  • Tono: Es el equilibrio entre graves y agudos. Algunos instrumentos potencian más los graves que los agudos y viceversa; pero lo ideal es que esté lo más compensado posible. La mejor forma de observarlo es tocar notas muy graves y a continuación muy agudas, más o menos con la misma fuerza, y comparar las posibles diferencias.
  • Volumen: Es un buen indicador de calidad en una guitarra española, pero nunca debe comprometer la comodidad en la pulsación –de esto hablaremos más adelante–.
  • Timbre: Es la característica más intangible y por ello la más subjetiva. Es la que más ligada está al gusto, por lo que cuando el timbre de una determinada guitarra te guste, lo sabrás.

Construcción

La parte más importante de una guitarra es la tapa armónica. Las maderas utilizadas para su confección son generalmente dos, denominadas Cedro rojo y Abeto. Cada madera tiene unas propiedades acústicas determinadas, pero más que en el tipo de madera, en lo que debemos fijarnos es en que la tapa sea maciza y no de contrachapado.

Para comprobarlo, en una guitarra de tapa maciza se puede ver cómo las vetas de la madera que llegan al borde de la boca continúan hacia el interior del instrumento. En las tapas de contrachapado se observan diferentes estratos de madera y las vetas de la parte exterior no continúan hacia el interior. Otro rasgo de calidad de la tapa armónica es la disposición de las vetas, en una tapa de buena calidad las vetas están muy marcadas y paralelas y son relativamente estrechas.

Detalle de una tapa maciza

El diapasón en las guitarras de cierta calidad es de madera de ébano. El ébano es una de las maderas más duras que existen y se utiliza en esta parte de la guitarra porque es la que más desgaste sufre debido a la continua presión de los dedos sobre las cuerdas. La reconocerás porque es una madera muy oscura en la que apenas se reconocen las vetas y es la única parte de la guitarra que no se barniza.

Comodidad en la pulsación

Cuando hablamos de comodidad nos referimos a la altura de las cuerdas, que es la distancia que hay entre las cuerdas y el diapasón, medida a la altura del traste 12.

Cuanto menor sea dicha distancia más cómoda de tocar será. En su libro En torno a la guitarra, José Ramírez III nos habla de las alturas más comunes en las guitarras, siendo 3 mm para la primera cuerda y 4’5 mm para la sexta cuerda en las guitarras clásicas. Sin embargo, en las guitarras flamencas, las medidas habituales son 2’5 mm para la primera cuerda y 3 mm para la sexta cuerda. A menudo las guitarras de poca calidad han de incrementar esta medida para evitar que aparezcan los ‘ceceos’.

Veteado de una guitarra.

Los ‘ceceos’ y otras vibraciones parásitas

El ceceo se produce cuando la cuerda al vibrar roza con la varilla del traste. En una guitarra bien construida y ajustada esto solo sucederá si no pisamos bien sobre el diapasón. Pero en una guitarra mal ajustada sonará incluso pisando bien los trastes. Para detectarlo debemos probar a tocar en todos los trastes cada una de las cuerdas y, en el caso de que se produzca, desechar esa guitarra.

Además, cualquier pieza del instrumento que no esté bien fijada puede hacer ruido al vibrar las cuerdas. Cuando estos ruidos son producidos por un elemento exterior, como el clavijero, generalmente se pueden corregir. Pero a veces es un defecto interno del instrumento, como una vareta mal encolada; en esos casos la solución es mucho más complicada y habrá que elegir otro instrumento.

Esperamos que con estas claves puedas elegir con confianza tu guitarra española, pero, además, recuerda:

  • Prueba muchas guitarras. Una buena elección es cuestión de práctica y de comparar muchos instrumentos, a ser posible en un lapso breve de tiempo para recordar el sonido de las que más nos gusten.
  • La belleza de la guitarra reside en su sonido y no en su aspecto. Los entendidos en guitarras consideran la estética algo secundario. Hay que fijarse primero en el sonido y desconfiar de las guitarras pintadas, ya que estas suelen ser de poca calidad.
  • No vayas solo. Lo ideal es que te acompañe alguien que entienda del tema, pero si no es posible, cualquier persona de cuyo gusto te fíes valdrá.

No es conveniente, bastante perjudicial, e incluso peligroso, confiar a otro la búsqueda de una novia, la compra de unos zapatos, o la elección de una guitarra

-José Ramírez III–

  • Pujol, E. (2005). Escuela razonada de la guitarra, Vol I. Buenos Aires: Ricordi Americana.
  • Ramírez, J. (1993). En torno a la guitarra. Madrid: Soneto.