4 beneficios de dormir la siesta para el desarrollo personal

23 julio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
¿Sabías que dormir la siesta puede ser beneficioso para el desarrollo personal? A continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre este tema.

Son muchos los estudios científicos que, a lo largo de los años, han demostrado que dormir la siesta provoca importantes efectos positivos en la salud mental y física. De hecho, se puede decir que es beneficiosa para el desarrollo personal. ¿Quieres saber por qué? ¡Presta atención a este artículo!

Antes de abordar dicho tema, cabe señalar que la palabra “siesta” viene de la expresión latina «hora sexta» que hace referencia al periodo del día comprendido entre las 12 y las 15 horas. Este era el momento en el que antiguamente se hacía una pausa en el trabajo con el fin de descansar y coger fuerzas para continuar el resto de la jornada.

Esta vieja costumbre ha permanecido hasta la actualidad, especialmente en países como España, siendo muchas las personas que se han dado cuenta de que realizar esta pequeña pausa para dormir no es una pérdida de tiempo, sino una forma de aprovecharlo.

5 beneficios de dormir la siesta para el desarrollo personal

Dormir la siesta
Foto de Ketut Subiyanto en Pexels

1. Aumenta la productividad

Para ser productivo, es imprescindible sentirse descansado y con la vitalidad suficiente para llevar a cabo correctamente todas las tareas y responsabilidades del día.

Sin embargo, se sabe que gran parte de la población adulta presenta dificultades relacionadas con el descanso nocturno, como problemas para conciliar el sueño o para dormir toda la noche sin sufrir interrupciones del sueño. Esto, obviamente, afecta negativamente el funcionamiento diurno.

Dormir la siesta permite solventar estos problemas pues, con tan solo unos minutos de desconexión, se logra recuperar la energía necesaria para continuar cumpliendo con los objetivos planteados.

Además, al estar el cerebro más despejado, se cometen menor errores y se gestiona mejor el tiempo. Por tanto, la eficiencia y la productividad aumentan.

2. Potencia la creatividad

Permanecer en un estado de relajación hace que los pensamientos tiendan a ser más fluidos, flexibles y originales, es decir, más creativos. 

Al dormir la siesta, se activa el hemisferio derecho del cerebro, el cual está directamente relacionado con la creatividad. Por lo que no es de extrañar que la imaginación y la inspiración se disparen en esos momentos de reposo y tranquilidad interior.

“Tome siestas. A menudo, las ideas nuevas se unen cuando estás medio dormido, pero usted tiene que entrenarse para recordarlos”.

-Jane Smiley-

3. Facilita el aprendizaje

Descansar es bueno
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Disfrutar de una buena calidad de sueño repercute en la mejora de los niveles de atención, concentración y memoria.  

Por lo tanto, dormir la siesta ayuda a potenciar estas capacidades, de manera que se puede procesar la información de forma óptima, facilitando así el proceso de aprendizaje.

4. Mejora el estado de ánimo

El sueño es un proceso fisiológico en el que el cerebro permanece activo, regulado por neurotransmisores como la acetilcolina, la dopamina, la noradrenalina, la serotonin, etc.

Este última neurotransmisor, la serotonina, se encarga de regular el estado de ánimo. Por tanto, neurológicamente hablando, se puede decir que dormir la siesta afectaría positivamente el bienestar y la satisfacción personal.

Recomendaciones para dormir la siesta

Para dormir la siesta de una forma adecuada es necesario seguir una serie de recomendaciones y consejos:

  • Debe realizarse en un lugar tranquilo, sin ruidos ni distracciones, y en el que haya poca luz. Si es necesario, se puede utilizar un antifaz sobre los ojos para conseguir plena oscuridad.
  • Lo mejor es dormir la siesta después de comer, entre las 13 y las 17 horas, cuando el nivel de energía decrece considerablemente.
  • Una siesta, por lo general, no debe durar más de 30 minutos para evitar llegar a un estado de sueño profundo.

Teniendo esto en cuenta, uno puede beneficiarse de todos los efectos positivos de la siesta y alcanzar, así, una mayor calidad de vida.